Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Qaeda advierte de que no renunciará a Ceuta y Melilla

En Annapolis se vendió Palestina, asegura Al Zawahiri

Con su habitual retórica incendiaria, y en un mensaje grabado en uno de los medios utilizados frecuentemente por Al Qaeda, el egipcio Ayman al Zawahiri, lugarteniente de Osama Bin Laden, reiteró ayer sus amenazas contra España. "Juramos por Dios que no abandonaremos las armas, no detendremos nuestra guerra santa, no renunciaremos a nuestras creencias, ni a Al Ándalus [la España musulmana], Ceuta y Melilla por mil conferencias de Oslo, Annapolis, Londres o Salahadin que se celebren".

El lugarteniente de Bin Laden tildó a Egipto de "régimen agente de Israel"

Son inevitables en sus últimos comunicados -en vídeo o sólo sonoros, como el de ayer- las embestidas contra España, que sufrió el 11 de marzo de 2004 en Madrid el atentado islamista más grave perpetrado en Europa. Al Zawahiri empezó hace un año a mencionar en sus arengas a Ceuta y Melilla, pero ayer fue la primera vez que lo hizo desde que los Reyes de España las visitaron, en noviembre.

Coincidiendo con la difusión de la proclama de Zawahiri el primer ministro marroquí, Abbas El Fassi, concedió una entrevista a la agencia francesa de prensa AFP en la que, por tercera ver, compara la situación en ambas ciudades con la de Palestina. "Solo hay actualmente en el mundo dos territorios ocupados por extranjeros: Palestina y Ceuta y Melilla", declaró.

Tres días después de los graves atentados de Argel, Al Zawahiri no dejó títere con cabeza. Arremetió contra EE UU, Egipto -al que tildó de "régimen agente de Israel"-, Arabia Saudí, además de explayarse sobre "la agresión de la cruzada sionista". El dirigente de Al Qaeda rechazó todo intento de encauzar por medios diplomáticos cualquier crisis y se mostró especialmente contundente en su ataque a la conferencia de Annapolis, celebrada a finales de noviembre en esta ciudad estadounidense.

"Los Estados árabes y los gobiernos estuvieron presentes como falsos testigos en los últimos acuerdos traicioneros para vender Palestina... Nuestros hermanos musulmanes, unidos bajo la bandera del Islam y en su sendero hacia la divina yihad, rechazan estos cónclaves seculares que les vendieron en Madrid y en Oslo", afirmó en alusión al proceso de paz iniciado en la capital española en 1991.

Al Zawahiri acusó a Egipto de desempeñar un papel fundamental en el bloqueo económico y el aislamiento político que, auspiciado por Israel, EE UU y la Unión Europea, sufre Hamás en Gaza y Cisjordania. Si ahora bendice al movimiento fundamentalista palestino es precisamente porque ese ostracismo existe.

Desde su victoria en las elecciones de enero de 2006, Hamás insistió en formar un Gobierno de unidad nacional con Al Fatah, y cuando se alcanzó ese objetivo, merced a la mediación saudí, el portavoz de Al Qaeda arremetió con inusitada dureza contra quienes ahora llama "nuestros hermanos musulmanes". Ningún pacto es válido para Al Qaeda. "Los musulmanes no dejarán de luchar para dominar las tierras entre Asia central y el norte de África aunque se celebren mil conferencias", concluyó Al Zawahiri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 2007