Putin elige a su hombre de confianza para sucederle al frente de Rusia

Dmitri Medvédev es vicejefe del Gobierno y presidente del monopolio del gas

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, reveló ayer que su favorito para sucederle es Dmitri Medvédev, primer vicejefe del Gobierno y presidente de la junta directiva de Gazprom, el monopolio del gas. La apuesta por este jurista de 42 años se interpretaba como una señal para tranquilizar al empresariado y a los sectores liberales, así como también a las distintas familias de la élite política, que han proyectado en público sus rivalidades con nerviosismo creciente a medida que se aproximaba la hora de revelar el gran misterio del Kremlin.

"Mantengo una estrecha relación con él desde hace 17 años", dice Putin
Medvédev será candidato a las elecciones de marzo

Más información

De no mediar un imponderable, en los comicios del 2 de marzo próximo Medvédev se convertirá en el presidente más joven de la historia de Rusia desde el fin del zarismo.

"Mantengo una estrecha relación con él desde hace más de 17 años y apoyo totalmente esta propuesta", fue el comentario de Putin cuando una delegación de Rusia Unida (RU) y otros tres partidos le presentaron el nombre de Medvédev, formalmente como si se tratara de una propuesta común resultado de consultas durante el pasado fin de semana.

De loarle ante Putin se encargó Borís Grizlov, el líder de Rusia Unida (315 escaños de 450 en la próxima Duma), secundado por Serguéi Mirónov, el jefe de Rusia Justa (38 escaños). Les acompañaban los líderes de dos formaciones leales al Kremlin tan microscópicas que no lograron representación parlamentaria, el Partido Agrario (2,3% de los votos) y Fuerza Cívica (1,1%).

Putin, que la semana pasada insistió en la alta legitimidad de la nueva Duma por representar, según él, a la inmensa mayoría de la población, cambió ayer de registro y subrayó la importancia de que la candidatura de Medvédev sea apoyada por un espectro de partidos que no estarán en el Legislativo. Tal cosa, dijo, "nos da la oportunidad de crear las condiciones para mantener el rumbo que ha dado resultado durante los últimos ocho años". El favorito, que seguía la conversación sobre su persona con cara de alumno aplicado, manifestó que las consultas entre las distintas fuerzas que lo proponen continuarán en los próximos días.

Grizlov señaló que el lema de los próximos cuatro años tiene que ser la mejora del nivel de vida y subrayó que, de todas las candidaturas posibles, la de Medvédev es la que tiene "una mayor orientación social". En el Gobierno, Medvédev es responsable de los llamados proyectos nacionales, que están destinados a mejorar la sanidad, la educación, la vivienda y la agricultura, así como la situación demográfica. RU promoverá oficialmente la candidatura en un congreso el 17 de diciembre.

El jefe de la patronal rusa, Alexandr Shojin, opinó que la designación de Medvédev hará bajar el tono de la discusión sobre el excesivo papel del Estado en la economía y especialmente sobre la "reprivatización de terciopelo". Shojin se refería a las declaraciones del financiero Oleg Schwarzman, que acusó al vicejefe de la Administración del Kremlin, Igor Sechin (un veterano de los servicios de seguridad), de dirigir una red estatal para comprar empresas en beneficio de los antiguos colegas.

Shojin calificó a Medvédev como "una de las personas más liberales en la lista de potenciales candidatos" y consideró que su candidatura es "muy positiva" para el mundo empresarial, ya que "no se orientará hacia las medidas administrativas, sino a las jurídicas y legales".

Un 'liberal' del clan de San Petersburgo

Dmitri Medvédev es un jurista de familia ilustrada (sus padres fueron profesores universitarios en Leningrado, hoy San Petersburgo) con experiencia en la política y los negocios.Ante un grupo de corresponsales, Medvédev recordaba recientemente como en septiembre de 1990, cuando era asesor del alcalde de Leningrado (San Petersburgo) Anatoli Sobchak, "un hombre que se presentó como Vladímir Putin" le llamó por teléfono una mañana temprano para quedar con él. Acabaron trabajando juntos en la alcaldía durante cerca de un año.Por aquel entonces, subrayaba Medvédev, él era un joven veinteañero y Putin tenía experiencia y preparación. Aquellos años -hoy denostados por la propaganda oficial- le parecieron a Medvédev "difíciles" e "interesantes".Putin fue ascendiendo en la alcaldía y Medvédev decidió que no le había llegado aún la hora de entregarse totalmente al trabajo de funcionario y volvió a dar clases a la universidad, pero mantuvo el contacto con Putin y realizó encargos para él, entre ellos el de viajar a Francia para impedir que un grupo de avispados empresarios se hicieran con el nombre comercial de "San Petersburgo".También se curtió en los negocios como director jurídico de la empresa ruso-sueca Ilim Pulp Entreprise (1994-1999) y estuvo relacionado con la industria forestal.En 1999 Putin se convirtió en primer ministro de Rusia y Medvédev fue nombrado vicejefe del aparato gubernamental. Luego pasó a la administración presidencial, organismo que llegó a dirigir desde octubre de 2003 hasta noviembre de 2005, cuando le nombraron primer vicejefe del Gobierno y de ahí pasó a perfilarse como uno de los delfines del presidente al alimón con el ex ministro de Defensa Serguéi Ivanov. Desde junio de 2000, Medvédev preside la junta directiva de Gazprom. En 2003 expresó dudas sobre la "efectividad jurídica" del embargo de las acciones de la petrolera Yukos y pidió a los órganos de orden público que actuaran con cautela.En la constelación política rusa actual, Medvédev es considerado como un liberal, lo que no le ha impedido defender y afianzar el carácter monopolista de Gazprom. Ante los corresponsales extranjeros, Medvédev expresó su aprobación por la forma en que los dirigentes italianos se relevan en el poder y aceptan pasar de un cargo a otro. También aprobó el sistema de EE UU que permite a un político pasar al sector empresarial y al revés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50