La policía retira 64.000 juguetes peligrosos en menos de dos semanas

Más de 250.000 artículos inseguros han sido requisados en 2007 en la región

La Policía Municipal ha requisado más de 64.000 juguetes inseguros en Madrid en menos de dos semanas. El 29 de noviembre comenzó la operación policial, en la que se han decomisado, principalmente, guitarras infantiles, muñecas y pistolas para niños sin etiquetado. Los agentes encontraron cerca de 30.000 artículos en un almacén del Camino Yeserías de la Valenciana, cerca de Valdemingómez. Esa primera intervención dio la pista para acceder al domicilio del titular del almacén, en la calle del Sombrerete, donde la Policía Municipal decomisó otros 34.000 artículos similares.

Los agentes enviaron muestras de lo incautado al Centro de Investigación y Control de Calidad del Instituto Nacional de Consumo para que las analizaran. Los propietarios de los juguetes no presentaron certificados de fabricación, ni ningún otro en el que apareciese la composición y características de los mismos, según informó un portavoz del Ayuntamiento de Madrid. La mayor parte de los productos tampoco incluían el marcaje obligatorio CE -que indica que el objeto cumple las normas de seguridad europeas- y estaban fabricados con elementos que pueden resultar peligrosos para los menores, como piezas que se desprenden o pintura en mal estado.

Además de juguetes, los agentes encargados de la investigación encontraron en la vivienda varias cajas con pegatinas adhesivas con el marcaje CE y etiquetas informativas en italiano, preparadas para colocarlas en los juguetes. Todas las etiquetas adhesivas tenían el mismo número identificativo del código de barras y estaban colocadas tanto en juguetes de distintos modelos como en calcetines, guantes y bufandas. Su objetivo era comercializarlos sin pasar los obligatorios controles de seguridad.

En lo que va de año, la Comunidad de Madrid ha retirado 255.287 unidades de 93 productos diferentes potencialmente peligrosos para los consumidores. La mitad eran de origen asiático y han sido localizados tanto en pequeños y medianos comercios como en grandes almacenes. La Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid pide la colaboración de los ciudadanos para detectarlos y que extremen precauciones durante las compras navideñas. En 2006, se retiraron 200.000 artículos de 144 tipos distintos.

15 inspectores

Consumo dispone de 15 inspectores para detectar estos materiales en toda la región. Los productores y distribuidores están obligados por ley a notificar los fallos en sus artículos. También avisan los consumidores.

La Comunidad presentó ayer los últimos 13 productos distintos requisados. Entre ellos, un quad infantil que incluía piezas cortantes y un depósito de gasolina -prohibido en juguetes-, la máscara de un disfraz que no incluye agujeros para respirar o una vaca de peluche a la que se le desprendían los ojos de plástico, peligroso porque pueden ser tragados por un menor.

Las retiradas se producen sobre todo porque los productos incluyen diseños deficientes, como juguetes con partes demasiado pequeñas o artículos con aristas afiladas. También se sacan del mercado porque carecen de la información obligatoria o no incluyen las instrucciones en español o el sello CE.

"Lo mejor para detectar productos defectuosos es un consumidor alerta", según la directora general de Consumo, Carmen Martínez de Sola, que recomendó a los compradores fijarse en que los juguetes que adquieran por Navidad incluyan una etiqueta con la edad recomendada. El Portal del Consumidor de la Comunidad de Madrid (www.madrid.org) incluye un listado con los productos con defectos detectados en los últimos 11 meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50