Vigo y Gondomar frenan dos pelotazos de una fundación religiosa orensana

El cura Moure, que dirige la San Rosendo, quería ganar 10 millones en una recalificación

Los pelotazos urbanísticos que la Fundación San Rosendo pretendía dar en los ayuntamientos de Vigo y Gondomar tienen visos de fracasar. La última versión del plan general vigués anula la recalificación de un edificio próximo a la plaza de España que actualmente está destinado a acoger un colegio público, el único del distrito. La entidad que preside el cura Benigno Moure pretendía cerrar la escuela y venderle el inmueble por 10 millones de euros a una promotora para edificar viviendas, pero el gobierno local de Vigo ha accedido de momento a las pretensiones de la Consellería de Educación para mantener abierto el centro porque es "imprescindible".

La operación que la Fundación San Rosendo tenía prevista en Gondomar tampoco saldrá adelante. El alcalde, el nacionalista Antón Araúxo, ya ha anunciado que no recalificará la parcela de 7.500 metros cuadrados que la entidad posee en este municipio pontevedrés y en la que proyectaba una urbanización de viviendas.

Tanto el edificio de Vigo como el terreno de Gondomar fueron obtenidos por la fundación del cura Moure tras absorber a la Fundación Fernández Pereira en 2002. Familiares de las personas que crearon esta última entidad consideran que los "movimientos especulativos" del sacerdote orensano desvirtúan los fines sociales a los que se comprometió cuando recibió las propiedades y han puesto el asunto en manos de sus abogados para evitarlo.

La Fundación San Rosendo fue creada en Ourense por Moure en 1992 y ahora gestiona 48 centros de la tercera edad, cuatro hoteles y tres balnearios, con una nómina de empleados integrada por 1.600 personas. El cerebro de este organigrama de sociedades está imputado por supuestos delitos de estafa y apropiación indebida por los que el fiscal pide para el cura Moure 14 años de cárcel. El ministerio público lo acusa de apropiarse de 600.000 euros, fincas, viñedos, casas y otras propiedades de una anciana fallecida que residía en uno de sus geriátricos.

Moure recibió importantes subvenciones y apoyos por parte del Gobierno del PP. Manuel Fraga le otorgó la medalla Castelao en 1993 y la medalla de Plata de la Xunta en 2004. El sacerdote rechaza ahora la proximidad con los populares y asegura que tiene ahora más respaldo del BNG que el que tuvo con el partido de Fraga. "No nos van a quitar ingresos", señala sobre los nacionalistas, "nos van a beneficiar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de diciembre de 2007.