Zapatero y Sarkozy preparan nuevas medidas para perseguir a ETA

El presidente francés asegura que nadie atentará en su país sin ser detenido

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, dejó ayer pocas dudas sobre la solidez de su determinación para que los asesinos de los dos guardias civiles tiroteados el pasado el pasado 1 de diciembre en Capbreton (Francia) sean perseguidos y detenidos. "Nadie podrá asesinar en suelo de la República Francesa sin correr el riesgo de ser condenado muy severamente", dijo. Previamente, había acordado con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, desarrollar nuevas modalidades de cooperación para combatir a ETA.

Más información

"Lo que ha hecho ETA es extraordinariamente grave. La policía francesa ha buscado y sigue buscando a los asesinos como si sus victimas hubieran sido policías franceses", dijo Sarkozy en una rueda de prensa celebrada durante la Cumbre Europa-África en la que informó de la "larga reunión bilateral" que había tenido por la mañana con Zapatero.

"Lo que ha hecho ETA en Francia es asesinar" y los autores del atentado sólo merecen "el mayor de los desprecios", añadió, tras reiterar que "hay muchos indicios" de que los dos presuntos terroristas detenidos el pasado miércoles tienen responsabilidades en el atentado e insistir en que un tercer miembro del comando está siendo buscado sin tregua.

"Los enemigos de la democracia española han sido y son los enemigos de Francia. Esto vale tanto cuando gobierna el señor Aznar como cuando gobierna Zapatero. En democracia, el terrorismo debe ser castigado y, por tanto, es preciso reforzar los medios de investigación comunes", prosiguió.

En la reunión de la mañana, que duró más de una hora, participaron, además de los dos líderes, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho; el director general de la Guardia Civil, Joan Mesquida, y sus homólogos franceses.

Camacho dijo a la salida que el principal resultado del encuentro se concretará en el desarrollo de "nuevos instrumentos" y en la utilización de los equipos conjuntos de investigación que ya existen bajo formas diferentes. El secretario de Estado declinó ser más preciso en la exposición de estas novedades, que, prometió, serán anunciadas por los propios presidentes. Sin embargo, Sarkozy no quiso hacerlo anoche y Zapatero no tenía previsto hablar con la prensa hasta hoy.

Camacho subrayó que "nunca ha habido un análisis tan coincidente" entre Francia y España ni "una actitud tan dispuesta" por parte de las autoridades francesas para combatir a ETA. La colaboración actual es "magnifica", prosiguió, y los nuevos instrumentos que se quiere desarrollar no vienen exigidos, por tanto, por deficiencias de la cooperación, sino por el hecho de que la lucha contra una amenaza cambiante, como es el terrorismo, exige siempre nuevos medios.

España y Francia han puesto a punto para combatir a ETA diversos mecanismos de cooperación policial y judicial que no tienen precedentes ni parangón entre otros Estados europeos, como las entregas inmediatas y temporales de detenidos en uno de los países con responsabilidades penales en el otro o los equipos policiales conjuntos, que permiten a policías españoles operar en Francia prácticamente como si fueran policías franceses, aunque sin la posibilidad de ir armados.

Según informó Antonio Camacho, José Luis Rodríguez Zapatero transmitió a Sarkozy "su más profundo agradecimiento" por esta cooperación y le dijo que "debe estar profundamente orgulloso" de sus fuerzas de seguridad. Sarkozy reconoció en su rueda de prensa que es muy sensible a estos agradecimientos.

[El presunto miembro de ETA Gorka Lupiáñez, detenido el jueves pasado en Berriz (Vizcaya) por la Guardia Civil, había regresado de Francia recientemente con la misión de organizar un nuevo comando de la banda en Vizcaya, según indicaron fuentes de la lucha antiterrorista a Vasco Press.

Lupiáñez fue detenido a última hora de la tarde cuando una sección del Grupo de Acción Rural (GAR) que tenía establecido un control le vio caminar por el arcén de la carretera. Los agentes le solicitaron la documentación y procedieron a registrar la mochila que llevaba, en la que encontraron un revólver, documentación falsa, algunos planos y un manual de explosivos, entre otro material.

Zapatero y Sarkozy se saludan en la Cumbre de Lisboa.
Zapatero y Sarkozy se saludan en la Cumbre de Lisboa.AFP

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50