Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecologistas denuncia a la ministra de Medio Ambiente

Ecologistas en Acción ha denunciado a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y un funcionario de su ministerio, ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) por unas obras de conducción de agua para el abastecimiento de Baza (Granada) desde el embalse del Portillo y a lo largo del río Castril, declaradas de emergencia. La organización ha denunciado a ambos altos cargos por cuatro presuntos delitos: prevaricación, malversación de caudales públicos y un delito contra la ordenación del territorio y otro contra los recursos naturales.

"El trasvase de agua se llevará a cabo con total ausencia del obligado control de sus consecuencias medioambientales", censuró ayer el portavoz de Ecologistas en Acción en Granada, Javier Egea. Esta declaración "de emergencia" implica que la obra elude la evaluación de impacto ambiental y produce que no haya participación pública. Los ecologistas no entienden el propósito de unas conducciones con grandes tuberías que trasladará el agua durante 36 kilómetros con una inversión de 10,5 millones. La organización estima que hay agua sobrante en la zona para abastecer a una población cinco veces superior a la actual. "El daño para este río emblemático será muy importante, ya que se detraerán ocho hectómetros cúbicos anuales en un valle que da cobijo a especies protegidas por la ley", añadió Egea.

Biodiversidad elevada

Un estudio elaborado por las universidades de Granada y Santiago revela que el río Castril posee "una biodiversidad muy elevada", con una gran fauna de macroinvertebrados y poblaciones de truchas y nutrias.

Fuentes del Ministerio de Medio Ambiente informaron ayer de que las obras forman parte del programa AGUA, orientado a garantizar el suministro en situación de sequía, pero no explicaron la urgencia que justificaría la declaración del trasvase como "obra de emergencia".

Ecologistas en Acción se opone a dicho trasvase para una ciudad como Baza, que nunca ha sufrido restricciones en el abastecimiento. La denuncia, apoyada por el Ayuntamiento de Cortes de Baza y las comunidades de regantes del río Castril, está acompañada por otras 982 denuncias de vecinos afectados a título personal.

Las obras ya han comenzado y los ecologistas denuncian que su terminación supondría un deterioro de la calidad de los bosques de ribera y la diminución de la fauna. La teniente de alcalde de Cortes de Baza, Práxedes Torrecillas (PSA), criticó el trasvase: "Mi pueblo desaparecería porque la economía está ligada a la agricultura de la Vega".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de diciembre de 2007