Otro 'grupero' asesinado en México

Todavía caliente la muerte de la cantante Zayda Peña, rematada el sábado en el hospital donde se recuperaba de un balazo en la espalda, la violencia se ha cobrado una nueva víctima en el mundo de la música grupera mexicana. El cadáver de Sergio Gómez, de 35 años, vocalista del grupo K-Paz de la Sierra, fue encontrado el lunes por la noche junto a una carretera del Estado de Michoacán, con huellas de tortura. La banda musical actuó el sábado en Morelia ante más de 30.000 personas.

Fuentes de la Fiscalía indicaron que, al término del espectáculo, el vehículo en el que viajaba el cantante con su banda fue interceptado por varias camionetas. Sus acompañantes fueron liberados minutos después, y de Gómez no se supo nada más. Hasta el lunes por la tarde, cuando la Policía Municipal halló en un descampado el cuerpo del cantante estrangulado y con quemaduras en los genitales y las piernas. Las versiones que circulaban ayer en Morelia apuntaban a un crimen pasional o un ajuste de cuentas. Fuentes de la banda señalaron que Sergio Gómez había recibido amenazas telefónicas recientemente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de diciembre de 2007.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50