El PSC avisa de que no dejará TV-3 bajo el control "nacionalista" de CiU y ERC

Los socialistas podrían esperar a las generales de marzo para elegir la dirección

La nueva ley de los medios de comunicación públicos de la Generalitat, aprobada en el Parlament el 3 de octubre, pretendía salvaguardar -así lo subrayaron PSC, ERC, ICV y CiU- la independencia de TV-3 y Catalunya Ràdio y frenar las injerencias de los gobiernos de turno. Dos meses después, el propósito se ha demostrado quimérico. Los grupos parlamentarios han vuelto a las andadas y a repartirse, como si fuera un pastel, la composición del consejo de gobierno de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA). Pero, actualmente, la negociación se encuentra encallada. Los socialistas no tienen prisa en consensuar los candidatos y mucho menos en dejar la dirección de TV-3 en manos de una mayoría nacionalista de CiU y ERC cuando las elecciones generales están a la vuelta de la esquina.

Más información
Pujol no tiene respeto por Zapatero ni por Rajoy

En este escenario de tira y afloja ayer resonó una voz que provocó una tormenta política. El dirigente del PSC Joan Ferran, en una entrevista en El Periódico de Catalunya, arremetió contra la "costra nacionalista" que, en su opinión, invade los contenidos de TV-3 y Catalunya Ràdio, sobre todo los informativos. Se quejó del trato que estos medios dispensan a su partido y embistió contra algunos profesionales (Josep Cuní, Antoni Bassas y Mònica Terribas, sin citarlos), a quienes acusó de "editorializar" en vez de informar. Un aviso para navegantes por si algún grupo parlamentario aspira a proponerles para presidir el consejo de gobierno.

La gota que colmó la paciencia de los socialistas fue la, en su opinión, campaña de convocatoria que desde la radio y televisión públicas se hizo de la manifestación del pasado sábado por el derecho a decidir.

Convergència i Unió y Esquerra Republicana tacharon de sectarias estas declaraciones, mientras que desde Iniciativa per Catalunya las consideraron injustas. Hasta el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol intervino en la trifulca al calificarlas de "vergüenza" y acusó a los socialistas de ser "mucho más intervencionistas y mucho más sectarios que los gobiernos de CiU". El dirigente del PSC le recordó que cuando era presidente llamaba a la televisión catalana para hacerse entrevistar.

Más allá de réplicas y contrarréplicas por las manifestaciones de Ferran, en este embrollo subyace una tensa negociación para formar el consejo de gobierno de la Corporación Catalana. La nueva ley estipula que los grupos parlamentarios deberán presentar candidatos al Consejo del Audiovisual de Cataluña para validar su idoneidad. De los que pasen la criba, el Parlament deberá elegir a 12 con una mayoría de dos tercios, lo que hace imprescindibles los votos de CiU y PSC.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Entre las formaciones existe un principio de acuerdo para que CiU tenga cuatro miembros, tres el PSC y uno Esquerra, Iniciativa y el PP. Los otros dos saldrían de un acuerdo PSC-ERC y CiU-ERC. Pero esta propuesta permanece bloqueada a pesar de las negociaciones mantenidas entre el consejero de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manuel Tresserras, el secretario de organización del PSC, José Zaragoza, y el dirigente de CiU, David Madí.

Como ya quedó claro tras la aprobación parlamentaria de la ley, los socialistas no tienen prisa en renovar los órganos de dirección de la Corporación. Si hace falta esperar hasta después de las generales de marzo así lo harán porque consideran que con otro director -ahora lo es el ex ministro socialista Joan Majó- las cosas podrían ser peores para sus intereses.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS