... y más tiempo para las ciencias

Si se les pregunta a los profesores de ciencias de secundaria o a las reales sociedades de Física o de Químicas, lo que hace falta son más horas de clase para mejorar la enseñanza de sus materias, que hoy está en cuestión por los resultados de PISA 2006. El informe deja el nivel de cultura científica de los alumnos españoles de 15 años en el mismo nivel mediocre que hace tres años. Si se les pregunta si habría que revisar la forma de dar clase, vuelven a mencionar la falta de horas lectivas con unos contenidos muy amplios y complicados.

Cataluña ha sido la penúltima de las 10 comunidades que aparecen con resultados propios en PISA 2006, con 491 puntos de media en ciencias. "Antes, los alumnos tenían cuatro horas a la semana de Ciencias; ahora esas cuatro horas se tienen que compartir además con Física y Química", se queja Maite Solé, profesora de Biología del instituto Infanta Isabel de Aragón de Barcelona.

Más información

Josep Carbonell, profesor de Ciencias del Instituto Salvador Espriu de Barcelona, coincide, y tampoco está de acuerdo con los contenidos: "Los profesores deberíamos participar más con las autoridades administrativas". En cambio, para Solé, el diseño de los currículos ha mejorado mucho: es adecuado, pero denso. Con todo, creen que el mal resultado tiene que ver también con factores sociales como la influencia de la televisión o Internet, que dificultan una actitud positiva del alumno en clase.

Castilla y León ha obtenido la máxima puntuación española, 520 puntos de media. Sin embargo, la profesora de secundaria de Biología y Geología en Valladolid Isabel Montero también se queja de los continuos cambios en la organización de estas asignaturas a lo largo de los años. En 1º y 2º de ESO se dan tres horas semanales de Ciencias de la Naturaleza. Las imparte un solo profesor y da un poquito de biología y geología, y un poquito de física y química. En 3º, tras sucesivos cambios, después de juntarse en una sola asignatura de cuatro horas semanales Biología y Geología y Física y Química, de controversia sobre si la daban uno o dos profesores y si se ponía al final una o dos notas distintas, se ha vuelto a los dos profesores, pero aún no saben si tendrán que poner una o dos notas.

La profesora de Física en Madrid María Jesús del Arco también dice que faltan horas y asegura que por eso hay carencias en la parte experimental: "No hay tiempo para el laboratorio". "Y estas asignaturas necesitan tiempo", asegura Carlos Pico, ex presidente de la Real Sociedad Española de Química. "Es un conocimiento acumulativo, y sin una buena base no se puede seguir avanzando. Por su propia naturaleza, son asignaturas áridas que exigen más esfuerzo", añade.

Mucho más crítico, en general con la enseñanza de las ciencias en todo el mundo, es el catedrático del King's College de la Universidad de Londres Jonathan Osborne. "Gran parte de la enseñanza de las ciencias se da a través de clases magistrales, transmisión y copia. Hay mucho énfasis en la repetición. Es aburrido y los estudiantes pierden el interés", dice. Es imprescindible hacerlas "más atractivas", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50