Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva carta de derechos de Barcelona recogerá la muerte digna

El texto, que incluirá los deberes ciudadanos, se aprobará en esta legislatura

El Ayuntamiento de Barcelona promoverá en este mandato una carta de derechos y deberes de los ciudadanos que, entre otros, incluirá el derecho a "una muerte digna" y el de "la memoria democrática". El concejal de Derechos Civiles, Joaquim Mestre (ICV-EUiA), afirmó que el consistorio impulsará un proceso de participación ciudadana y política para elaborar este documento, explicó a Europa Press. Barcelona ya suscribió en 2000 la Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad, aunque este texto no recoge los nuevos derechos que quiere proteger la capital catalana.

La aprobación de esta carta, afirmó el concejal, será uno de los puntos del Programa de Acción Municipal (PAM). Este documento recoge las políticas públicas que seguirá el Gobierno municipal y que está precedido por un proceso participativo durante el cual los ciudadanos pueden enviar sus propuestas para que figuren en el texto definitivo. Mestre aseguró que esta carta recogerá, además de los derechos que ya tienen los barceloneses, otros que son "emergentes". Algunos de ellos, agregó, ya están recogidos en el Estatuto que se aprobó el año pasado.

Una portavoz del grupo municipal de ICV-EUiA explicó que la muerte digna no tiene por qué referirse sólo a la eutanasia, y añadió que el Ayuntamiento de Barcelona elaborará esta carta de acuerdo con sus competencias. Es decir, que el consistorio no legislará sobre ello, puesto que no puede, sino que habrá derechos que se incorporarán en la carta con los fines de informar, sensibilizar y concienciar a los ciudadanos.

Participación vecinal

La carta empezará a elaborarse con las propuestas ciudadanas y luego se redactará un documento que, según fuentes del grupo, se negociará con el resto de fuerzas políticas. "No es una cosa que el Ayuntamiento hará por su cuenta, sino que pondrá a disposición de entidades para que participen", explicó. En todo caso, Mestre confió en que la carta pueda ser aprobada antes de que finalice esta legislatura.

Además de impulsar la carta, la concejalía de Derechos Civiles también se ha propuesto que todos los barceloneses conozcan sus derechos, sobre todo quienes están "en riesgo de exclusión social". Para informar sobre ello, el concejal abogó por poner en marcha varias campañas, además de clarificar y simplificar todos los documentos y folletos que redacte el Ayuntamiento para que puedan ser entendidos por personas que tengan dificultades para entender el catalán o el castellano.

La concejalía de Derechos Civiles también se propone luchar contra la discriminación de varios colectivos. En el centro de la acción de este departamento del Ayuntamiento estarán las iniciativas contra el racismo y la homofobia.

El edil explicó que el consistorio también promoverá un programa "transversal" dirigido al colectivo GLTB (gays, lesbianas, transexuales y bisexuales), que implicará a todas las áreas de gobierno. Será un plan similar al que ya presentó la Generalitat hace un año y que proponía varias medidas en los ámbitos educativo, sanitario y judicial para romper prejuicios respecto a los ciudadanos gays. En el ámbito escolar se trataba de extremar precauciones contra el acoso, y en el sanitario de crear unidades para atender a transexuales o luchar contra cualquier terapia que pretendiera acabar con la homosexualidad.

"Este es uno de los compromisos que tenemos", afirmó Mestre. Por ello, apostó por que figurará en el PAM, puesto que a su juicio la ciudad se ha comprometido históricamente con el colectivo con la creación de un consejo GLTB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 2007