Gallardón también quiere privatizar el alumbrado

Primero fueron los polideportivos, luego los centros culturales y su cuerpo de ordenanzas, después la cabalgata de Hortaleza y ahora, parece, le tocará a las farolas. El Ayuntamiento probablemente lo llamará externalizar, pero según lo que publicó ayer el periódico Expansión, el Consistorio va a privatizar la red de alumbrado público.

La idea consistiría en recurrir a la iniciativa privada para que se haga cargo del mantenimiento, conservación e instalación de la red urbana de alumbrado. Hasta hoy, Madrid está dividida en cuatro zonas de alumbrado, en las que operan cuatro empresas: Urbalux, Etralux, Imes y Sice. Estas compañías tienen contratos de cuatro años y se ocupan sólo del mantenimiento del alumbrado. El Ayuntamiento paga ahora unos 32 millones anuales a esas empresas.

Si el proyecto que estudia el Ayuntamiento sale adelante (probablemente a partir de mayo, cuando se apruebe la nueva ley de contratos), la compañía que resulte adjudicataria lo sería por un periodo de unos 20 años, y tendría que asumir los riesgos económicos de la gestión. Algo parecido a lo que sucede con las autopistas y los peajes, o con los hospitales de titularidad privada que prestan un servicio público. "Se ahorran costes de mantenimiento y de inversión", explican fuentes municipales. Hoy, la deuda del Ayuntamiento está cerca de 6.000 millones de euros.

"Sólo un proyecto"

Dicha firma, probablemente, se haría cargo de la renovación en instalación de una nueva red de alumbrado y tendría que afrontar una cuantiosa inversión. Eso sí, sus ingresos también se verían proporcionalmente aumentados a través del canon que percibiría por parte del Ayuntamiento. O sea, de los madrileños.

De esta manera, el Ayuntamiento se desentendería del alumbrado, hasta ahora público, durante el plazo que durara el contrato. Cuando algo no funcionase bien, podría exigir, como cliente, la reparación o incluso la rescisión del contrato. Pero ya como cliente, no como titular de la infraestructura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ayer, una portavoz de la Concejalía de Obras y Vías Públicas admitió que se está estudiando esta posibilidad. "Todavía es un proyecto. No hay nada que explicar porque no es más que una idea", dijo. Este sistema no se utiliza en ninguna ciudad española, pero es habitual en algunas capitales europeas, especialmente en el Reino Unido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS