Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres detenidos en Eslovaquia por intentar vender uranio

Confiscado material suficiente para fabricar una 'bomba sucia'

Medio kilo de uranio en polvo susceptible de ser usado en la fabricación de una bomba sucia fue incautado ayer en la frontera húngaro-eslovaca. Estaba en dos recipientes distintos, transportados por tres hombres que fueron detenidos y a los que anoche la policía interrogaba para conocer el origen exacto de este material -procedente del territorio de la antigua Unión Soviética, quizá de Ucrania- y el destino que pretendían darle. La capacidad dañina de una bomba sucia nuclear no está en su fuerza asesina y destructora, sino en su poder de contaminación radiactiva y en el de crear caos y pavor entre la población.

El medio kilo incautado procedía de la antigua Unión Soviética

La policía eslovaca dio cuenta de la incautación de 481,4 gramos de material radiactivo a dos húngaros y a un ucranio en el momento en que cruzaban la frontera con Hungría, no lejos de la confluencia de ambas (ahora confines orientales exteriores de la UE) con la de Ucrania, país que fuera gran centro de procesamiento de uranio en tiempos soviéticos y donde aún existen enormes cantidades de chatarra de uranio con muy poco control.

El material era trasladado en dos recipientes distintos, uno con uranio 235 -se emplea tanto en reactores nucleares civiles como, debidamente enriquecido, en cabezas de misiles atómicos- y otro para uranio 238, un tipo de uranio ideal para producir contaminación radiactiva a largo plazo.

"El uranio era muy peligroso porque ya estaba en forma de polvo", declaró en Bratislava el subjefe de la policía eslovaca, Michal Kopcik, al dar cuenta de la operación. "Se podía usar en ataques terroristas de distinto tipo", añadió. Kopcik reveló que el uranio 235 estaba enriquecido al 98,6%, muy por encima del 85% que permite su uso militar. Con unos 25 kilos de uranio enriquecido se puede fabricar una bomba nuclear artesanal, pero una bomba sucia apenas necesita unos gramos para producir el destructivo efecto moral buscado. La bomba sucia es un simple artefacto explosivo convencional envuelto por el material radiactivo. Su estallido costará vidas en función de la potencia de la deflagración, pero será la contaminación radiactiva de la metralla en el área lo que provoque el gran daño en la psique colectiva.

La captura de ayer de los tres hombres puso final a varios meses de seguimiento por las policías húngara y eslovaca y se produjo después de que no culminara la apalabrada transferencia de material a la parte compradora. Se pretendía evitar que el material siguiera fuera de control más tiempo, según fuentes policiales, que no quisieron revelar detalles adicionales a la edad de los detenidos: 40 años el ucranio, 49 un húngaro con raíces en Ucrania y 51 el otro húngaro. La venta del material les hubiera reportado en torno a un millón de euros.

El reforzamiento de la seguridad de las fronteras de Hungría y Eslovaquia con Ucrania fue una de las condiciones para el ingreso de ambos países en la UE, en mayo de 2004, para hacer frente al tráfico de personas y al contrabando de bienes o de armas explosivas del otro lado.

La conexión ucrania de los detenidos convierte a ese país en el principal sospechoso como origen del material incautado, dada la falta de control efectivo, y sostiene el temor de la comunidad internacional a que algunos países de la antigua URSS se conviertan en proveedores de material nuclear a grupos terroristas. El año pasado, policías de Georgia y agentes de la CIA trabajaron conjuntamente en la detención de un ruso que ofrecía una pequeña cantidad de uranio enriquecido a nivel militar. En 2003 dos policías eslovacos fueron detenidos en Brno (República Checa) cuando intentaban vender una pequeña cantidad de uranio.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica estaba ayer en Viena a la espera de recibir información oficial de lo ocurrido. Un responsable señaló que el año pasado se registraron 252 casos de material radiactivo robado y desaparecido (85 denuncias), contrabandeado o en manos de personas no autorizadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007