Tramitar un nuevo parque eólico puede llevar hasta 10 años

La Generalitat prepara un decreto para acortar los plazos e impulsar el sector

"La tramitación para hacer un parque eólico puede alargarse entre 7 y 10 años. No tiene sentido mantener en la incertidumbre durante más tiempo del razonable a un promotor dispuesto a invertir, y lo razonable va de uno a dos años", se queja Ramón Carbonell, presidente de Eolicat, la asociación que reúne a las 50 empresas que impulsan la energía eólica en Cataluña.

Más información
La Xunta cambia el decreto del sector eólico porque un informe lo tacha de "ilegal"

La Generalitat cree que los promotores -que según Eolicat suman una inversión privada de 2.000 millones de euros sólo para los parques eólicos ya autorizados y que tienen en cartera otros 3.000 millones más si se cumplen los objetivos previstos en el plan catalán de la energía- protestan con razón. "Debemos cambiar el paisaje que se dibuja a las empresas", reflexionaba ayer el director general de Energía del Gobierno catalán, Agustí Maure.

La peripecia administrativa, que suele alargarse por el rechazo de sectores que se oponen al impacto paisajístico de estas infraestructuras, se acortará a un año. Así lo prevé el decreto que prepara el Departamento de Economía, responsable de Energía, según anunció el consejero Antoni Castells. La iniciativa implica a los departamentos de Economía, Política Territorial y Medio Ambiente.

"El nuevo marco proporcionará las zonas de desarrollo prioritario", apuntó Castells en una conferencia sobre energía organizada por Expansión, pero "debe haber empresas con músculo, dispuestas a invertir".

El sector se mostraba ayer esperanzado y a la vez cauto. "La cultura del no y todo lo que la envuelve es sensible. Debemos ir con cuidado, porque en cuanto la Generalitat habla de una nueva normativa, quienes se oponen a los parques eólicos la toman como excusa para paralizarlo todo a la espera de la nueva regulación", alerta Carbonell. El decreto no estará listo hasta la próxima primavera.

Cataluña, a la cola

Cataluña está en el décimo lugar entre las comunidades autónomas españolas por lo que se refiere a la potencia eólica instalada. El punto de partida es muy bajo, 200 megavatios. Actualmente, hay autorizados 1.570 megavatios de eólica, que se tramitarán con la normativa actual. En fase de tramitación hay otros 1.676, que el director general de Energía afirma que quedarán ya cubiertos por el nuevo decreto. La suma de ambos paquetes de infraestructuras permitiría que Cataluña alcanzara los 3.500 megavatios que se ha propuesto para 2015.

La agilización de los trámites para impulsar la energía eólica en la comunidad catalana es clave para que se llegue al objetivo de energías renovables: el 11% en 2015, frente al 2,5% actual.

"Es necesario evitar debates estériles", subrayó el consejero de Economía, en alusión al tira y afloja que envuelven determinadas infraestructuras energéticas, y apuntó que, además de aumentar el peso de las renovables, de seguir progresando en la senda de la eficiencia y el ahorro en el uso de energía, y de reducir las emisiones de CO2, será clave en la política energética de la Generalitat garantizar el suministro. Sobre todo, tras "aprender las lecciones" del apagón del pasado verano.

En el mismo foro, el secretario de Energía del Gobierno central, Ignacio Nieto, y el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, insistieron en la importancia de la interconexión eléctrica con Francia -Nieto dijo que el trazado definitivo se resolverá en 2008-. Valls criticó que no se abra el debate nuclear, en lo que coincidió con el presidente de Unión Fenosa, Pedro López Jiménez, quien además anunció que Fenosa duplicará sus ventas de energía en Cataluña en 2008 hasta 1.000 GW/h y una cuota de mercado del 8%, frente al 4% actual.

El mayor parque fotovoltaico de España, sobre la Fira

Las cubiertas de los pabellones del nuevo recinto de Gran Via de Fira de Barcelona serán la base sobre la que se asentará la mayor explotación solar sobre cubiertas de España y la sexta más importante del mundo, por detrás de las existentes en Alemania y Japón. La sociedad Fira 2000, que se creó para la ampliación de la Fira, invertirá 19,8 millones de euros en instalar dicha planta de energía solar fotovoltaica, que funcionará en septiembre de 2008 y prevé unas ventas de electricidad de 72,3 millones de euros. El proyecto tendrá una potencia de 3,26 megavatios (MW) y generará electricidad con capacidad para abastecer 980 viviendas de cuatro personas (4,4 GWh anuales).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS