Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pocero pide tiempo para pagar tres millones y eludir la cárcel

El constructor está condenado por cuatro delitos fiscales

Francisco Hernando, más conocido como Paco El Pocero, el hombre que presume de tener el yate más grande y caro de España, mejor incluso que el del Rey, ha pedido a la justicia tiempo para reunir los tres millones de euros que le exige el fiscal y así eludir la cárcel. "No siempre es posible disponer de inmediato y en metálico de tanto dinero, y menos a título personal", advierte El Pocero a través de su abogado, según fuentes cercanas a la causa que pesa sobre él.

El Pocero, que ha hecho su descomunal fortuna gracias al ladrillo, fue condenado en enero de 2007 por la Audiencia de Madrid a un total de 4 años de cárcel por delitos tributarios perpetrados hace 15 años. La Fiscalía de Madrid ha pedido al Juzgado de Ejecutorias número 7 de la ciudad que, si El Pocero no paga la mula íntegra, ordene su ingreso en prisión y no le suspenda la pena de cárcel. Si quiere eludir las rejas y que se le aplique la remisión condicional de la pena, el fiscal sostiene que alguien "con el poder económico" de Hernando tiene que pagar antes la totalidad de las multas impuestas en la sentencia: 3.880.000 euros, casi 650 millones de las antiguas pesetas.

Hernando, el multimillonario constructor de la polémica urbanización de casi 14.000 pisos que emerge en un secarral de Seseña, a unos 30 kilómetros de Madrid, quiere esquivar la cárcel como sea. Aunque prefiere que le fraccionen el pago. Eso sí, si el juzgado no ve adecuada su petición, se compromete "en breve" a buscar el dinero en donde sea. De hecho, ha abonado ya el 25% de la multa tributaria total que le impuso en sentencia el Juzgado de lo Penal 21 de Madrid y que luego ratificó la Audiencia. "Haré el esfuerzo necesario en muy poco tiempo", se compromete Hernando, según los citados medios.

El Pocero se siente "discriminado" respecto a otros casos de empresarios similares también enjuiciados. Argumenta que los delitos fiscales por los que está condenado son antiguos y que a él se le ha juzgado de acuerdo con el Código Penal de 1973. Según él, este código no obliga a satisfacer las multas derivadas de una sentencia si la persona hace lo posible por pagarlas. El actual código, respecto a los delitos tributarios, sí obliga al pago anticipado de las multas.

Cuando, en 2004, el Pocero vio la que se le venía encima con Hacienda, antes incluso del juicio, pactó con el fiscal y pagó la deuda tributaria (que es distinta de la multa). Debido a ello, el fiscal sólo le pidió seis meses de cárcel por cada delito, aunque la pena final fue de un año por cada delito porque la Abogacía del Estado rechazó el acuerdo. Hernando también ha pagado ya los intereses, más de un millón de euros, devengados de sus problemas con el fisco. Pero aún le quedan casi tres millones. El juzgado decidirá ahora si le aplaza o no los pagos que restan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2007