El Consistorio venderá pisos para recuperarlos en 75 años

El Ayuntamiento de Barcelona ensaya fórmulas para evitar la venta del suelo público

No se venderá suelo para construir pisos públicos. El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido ahora introducir medidas de protección de uno de los bienes más escasos de la ciudad: el suelo. Los pisos que construya el Patronato Municipal de la Vivienda (PMH, en sus siglas en catalán) serán en régimen de alquiler o en derecho de superficie. Esto es, se vende la propiedad del edificio, pero no la del suelo, que será recuperada por el Ayuntamiento en un plazo estimado de entre 70 y 75 años. "Es decir, se soluciona la vivienda para una generación y media", resumía ayer el delegado de vivienda del Consistorio, Antoni Sorolla. Esa fórmula, la cesión del derecho de superficie, es la que se aplica en la venta de las plazas de los aparcamientos que construye el Ayuntamiento aunque en esos casos el plazo suele ser de 50 años.

La previsión es que entre el 20% y el 30% de los pisos sociales que construya el PMH se vendan por el régimen de concesión, a razón de unos 200 al año, aproximadamente. El resto de la obra del PMH será en régimen de alquiler. En total, las previsiones del mandato en lo que a vivienda se refiere es que de los 12.000 pisos en régimen de protección, 3.500 los construirá el PMH: 2.700 en régimen de alquiler y otros 800 en cesión de superficie. "La ventaja de este sistema para el usuario es que le sale más económico que el alquiler, se beneficia de las ayudas fiscales a la compra y puede dejar el piso en herencia. Para el Ayuntamiento la principal ventaja es que conserva el suelo", apuntaba el edil de Urbanismo, Ramón García Bragado. Xavier Trias, presidente del grupo municipal de CiU, criticó la medida no por estar en contra, sino por ser tardía y "copiada". De CiU, claro.

La otra medida del capítulo de vivienda que se quiere impulsar es el alquiler social para personas con rentas bajas. El objetivo es atender las emergencias sociales que se producen, por ejemplo, con los desahucios o en situaciones personales complejas.

El Ayuntamiento dispone de un parque de unas 3.000 viviendas para esos casos y a partir de ahora se reservará el 5% de todas las promociones de alquiler público que promueva para aumentar esa bolsa de vivienda social: "El ritmo puede ser de unas 100 o 150 nuevas por año, con lo que atenderíamos una de las peticiones que con más insistencia formula la síndica", comentó Sorolla. En esos casos, el alquiler no sobrepasará el 30% de los ingresos -si los hay- y antes se deberá concretar el baremo de concesión que atenderá a criterios sociales, añadió el delegado municipal de Vivienda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS