Ikea vendió 3.500 colchones defectuosos en Europa

Los artículos contienen niveles excesivos de zinc y fosfatos

La multinacional sueca del mueble Ikea advirtió ayer en su página web en Alemania que "lamenta" tener que comunicar que 3.500 colchones ya vendidos de los modelos Sultan Hamnö y Sultan Hasselback "no cumplen los estrictos límites que Ikea establece para determinadas sustancias". No obstante, Ikea asegura: "Los colchones afectados no representan ningún peligro para la salud". Aunque no se dice de forma expresa en el comunicado, Ikea acepta el canje de los colchones que presentan esos defectos -vendidos en Alemania, Holanda, España y Portugal- y facilita una lista con los números del artículo y de envío.

La revista mensual de consumidores Öko-Test, que se pondrá a la venta a fines de mes, levantó la liebre. Entre los productos estudiados figura el colchón Sultan Hamnö. Los exámenes dieron como resultado una elevada concentración de cinc y fosfato. Ante la noticia, Ikea procedió a realizar pruebas por su cuenta y el examen coincidió con los de la revista. Además, se encontraron también dosis excesivas en el colchón Sultan Hasselback.

Sólo los modelos de un fabricante tienen exceso de minerales tóxicos

Entre marzo y octubre de este año se vendieron en Alemania 3.500 colchones que ahora Ikea trata de retirar. Los compradores tendrán que comprobar los números de fabricación y de envío del colchón. Si el número coincide con la lista facilitada por Ikea, podrá canjearse por otro colchón o recuperar el dinero. En España, Ikea retirará de 39 de estos colchones, informa Europa Press.

La empresa sueca comunica: "Un examen de un laboratorio independiente de inspección técnica constató que los colchones no representan ningún daño para la salud. Sin embargo, se retiraron de la venta por no cumplir los niveles exigidos por Ikea". Otros colchones con el mismo nombre producidos por otra empresa no presentan ninguna anomalía y continuarán a la venta.

El fosfato se utiliza en los colchones como protección contra incendios y el cinc como desinfectante. En declaraciones al periódico berlinés Die Tageszeitung, el portavoz de Ikea Kai Hartmann declaró que la protección contra incendios es una prescripción en el Reino Unido, pero no en Alemania donde se presta más atención a no rebasar los niveles permitidos de química.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de noviembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50