Los tramoyistas bajan el telón en Broadway

Una huelga obliga a cerrar de forma indefinida 28 teatros neoyorquinos

"Suspendida la función". Estas palabras sustituyen desde el sábado en Broadway al habitual cartel de "no hay entradas". La huelga de tramoyistas convocada por el sindicato Local One, y que ha tomado a los productores teatrales neoyorquinos casi por sorpresa, ha obligado a 28 teatros a bajar el telón de forma indefinida.

Espectáculos tan populares como El rey león, Mamma mia! o El fantasma de la ópera permanecían ayer cerrados, con decenas de turistas confusos a sus puertas mientras los tramoyistas, que jamás habían organizado una huelga en sus 120 años de vida sindical, repartían panfletos explicando el porqué de un paro que, según la Liga de Teatros y Productores Americanos puede tener un impacto de 11,5 millones de euros diarios. Hace cuatro años, los músicos de Broadway paralizaron los teatros durante cuatro días y según el Ayuntamiento, a Nueva York le costó 7,5 millones de euros por las pérdidas en taquillas, hoteles, restaurantes y otros servicios.

Pese a que la amenaza de huelga planeaba sobre la arteria teatral neoyorquina con vistas a la temporada navideña, los tramoyistas decidieron adelantarla y ponerla en marcha el sábado ante la negativa de la Liga de escuchar sus exigencias laborales, que han mantenido en vilo al sector durante cinco meses. Su último contrato expiró en julio y desde entonces el sindicato Local One, que agrupa a 2.200 personas, ha tratado de encontrar un acuerdo con los productores que incluya un aumento de salarios y el mantenimiento del actual nivel de personal mínimo en cada teatro.

Pero la Liga se queja de que hay demasiadas manos paradas detrás de los escenarios y exigen que se reduzca el número obligatorio de trabajadores, que varía en función del aforo de cada teatro.

Pero no sólo el teatro neoyorquino sufre por las reivindicaciones sindicales. Desde hace siete días también los guionistas estadounidenses están en huelga, lo que ha provocado que los programas de televisión de actualidad diaria como The daily show with Jon Stewart estén viviendo de las reposiciones. Ni en el caso de los guionistas ni en el de los tramoyistas se vislumbra un final feliz a corto plazo. Ayer, los tramoyistas admitieron que no hay previstas fechas para negociar, aunque el alcalde Michael Bloomberg ofreció mediar en la disputa.

Un trabajador de producción teatral sostiene un cartel a favor de la huelga, ayer en Broadway.
Un trabajador de producción teatral sostiene un cartel a favor de la huelga, ayer en Broadway.efe
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS