Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre Iberoamericana en Chile

Zapatero compromete 1.000 millones para agua potable

España establecerá una base para emergencias en Panamá

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha acudido a la Cumbre Iberoamericana con espíritu de rey mago. O, en sus propias palabras, con el "doble imperativo moral" que corresponde a un país hispano y rico de combatir la pobreza y la desigualdad que devastan el subcontinente. En ese sentido, presentó ayer una serie de proyectos de cooperación entre los que destaca la creación de un Fondo para el Agua, al que España aportará 1.500 millones de dólares (unos 1.050 millones de euros).

El fondo financiará proyectos de potabilización y distribución de agua potable, a fin de garantizar el acceso a un servicio básico para la salud del que en América Latina carecen 77 millones de habitantes. También cubrirá proyectos de extensión de la red de saneamientos, cuya insuficiencia es otra fuente de problemas sanitarios que afectan en la zona a cerca de 22 millones de niños menores de cinco años.

La aportación española pretende inaugurar una suscripción que el presidente abrió inmediatamente a otros países integrados en las cumbres y es el principal de varios proyectos de cooperación regional anunciados ayer. Otro es la creación de una base logística en Panamá para distribuir ayuda humanitaria y de emergencia en caso de desastres naturales. Se trata de acercar a Centroamérica los medios de auxilio que hay en la base madrileña de Torrejón, con objeto de reducir drásticamente el plazo de llegada de la ayuda a una zona castigada por frecuentes desastres.

Cobro de pensiones

Zapatero valoró muy especialmente el convenio aprobado en la cumbre que permitirá acumular las cotizaciones a la seguridad social en varios países, para que los inmigrantes puedan consolidar una pensión allí donde termine su vida laboral.

Pero destacó, sobre todo, el Fondo para el Agua y su incidencia sobre un problema que planteó por primera vez en la cumbre del año pasado. Ayer subrayó que en este terreno se pueden conseguir grandes avances con poco dinero.

También sentó algunas bases ideológicas en apoyo del objetivo de aumentar la cohesión social que vertebra la cumbre. "La política social no consume riqueza. Ayuda a crear riqueza", dijo Zapatero ante los 22 países reunidos. "¿Qué sentido tienen nuestras vidas", se preguntó luego, "cuando hay millones de ciudadanos y ciudadanas cuyas vidas no tienen sentido?". "España quiere crecer, pero no sola, sino acompañada por Iberoamérica", planteó.

El rey Juan Carlos constató, por su parte, que en América Latina "persisten desigualdades lacerantes e injustas" y afirmó que existe "un anhelo compartido de acabar con la desigualdad y la exclusión". Un portavoz del Gobierno reiteró que Zapatero no tenía previsto entrevistarse con el presidente venezolano, Hugo Chávez, ni con el boliviano, Evo Morales. Zapatero sí se reunió con el dirigente ecuatoriano, Rafael Correa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de noviembre de 2007