Escasez en el sector energético

La AIE alerta sobre una nueva crisis de oferta de petróleo antes de 2015

La fuerte demanda de China e India es el principal factor de desequilibrio

"A largo plazo, todos muertos". Ésa era la divisa de uno de los economistas más influyentes del siglo pasado, John M. Keynes, cuando le pedían impresiones sobre el futuro. Pero el largo plazo sigue siendo el trabajo de los analistas económicos, y en especial de los de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). La AIE no se anduvo ayer por las ramas y alertó de los "riesgos" cada vez mayores de una "crisis de oferta" en el mercado petrolero. Y en un plazo no precisamente lejano: antes de 2015, si no se toman las medidas apropiadas (fuertes inversiones y moderación del consumo).

Más información
El petróleo alcanza los 100 dólares

La principal razón es el fenomenal aumento de la demanda en China y la India, los dos grandes protagonistas del crecimiento económico mundial en los dos últimos años. La voracidad energética de los dos gigantes asiáticos se une así a los factores tradicionales que ejercen presión sobre el mercado: las tensiones en Oriente Medio, la especulación en torno al mercado del crudo, la debilidad del dólar e incluso los desastres naturales.

Frente a un escenario en el que la oferta y la demanda vayan más o menos de la mano (ver cuadro), la AIE advierte de la posibilidad de que la demanda aumente en China e India más rápidamente de lo previsto. En ese caso, la producción mundial requeriría un aumento de 36 millones de barriles de petróleo diarios hasta 2015, una cantidad superior a las estimaciones de 25 millones de barriles diarios adicionales que han anunciado los países productores de crudo para ese año.

Difícil sostenibilidad

La Agencia -que asesora a los mayores países consumidores de petróleo- es tradicionalmente pesimista. Pero el informe presentado ayer en Londres tiene ribetes casi apocalípticos, con un futuro que califica de "insostenible" con el actual ritmo de crecimiento de la demanda. Las necesidades mundiales de energía serán en 2030 un 50% mayor que las actuales -los dos gigantes asiáticos suponen casi la mitad de ese incremento-, pero la oferta parece incapaz de crecer a esa velocidad, según las proyecciones de la AIE.

"La producción crecerá durante los próximos cinco años, pero no se puede asegurar que ese incremento compense el progresivo agotamiento de los yacimientos existentes ni el auge de la demanda", aseguró el director ejecutivo de la AIE, Nobuo Tanaka. "No se puede descartar una crisis de suministro de aquí hasta 2015 acompañada de una abrupta escalada de los precios del petróleo", señala el informe.

Esa escalada ha empezado ya: algunas variedades de crudo han alcanzado los 100 dólares por barril, y el petróleo de referencia en Europa, el brent del Mar del Norte, ha pasado de 60 dólares por barril a más de 95 en lo que va de año. Antonio Canseco, consultor energético y el único español que aparece entre los redactores del informe, asegura que la cotización actual "no está reduciendo la demanda de energía, lo cual es preocupante". "Pero a la vez el precio de la energía no es tan fundamental como en los años setenta y ochenta en EE UU y Europa, porque la industria tiene ahora un peso menor", sostiene.

En línea con años anteriores, la AIE solicita una "inmediata" reacción de los Gobiernos. Para evitar la crisis, conmina a poner en marcha una inversión sin precedentes: 3,7 billones de euros hasta 2030. Además, la agencia enfatiza la necesidad de generar un modelo más sostenible, con más peso de las energías renovables y una mejora de la eficiencia energética para reducir las emisiones. China se convertirá en el primer país emisor de dióxido de carbono en 2015, superando a EE UU y con la India pisándole los talones.

Las proyecciones de precios de la AIE no son alarmantes: pese a los máximos actuales, prevé que el barril de crudo se sitúe -descontada la inflación- en 62 dólares en 2030 (108 dólares en términos nominales). En el peor de los escenarios, alcanzarían los 159 dólares en 2030.

Las conclusiones de la Agencia van en línea con las de la mayoría de los expertos. Pero con matices. "No hay que olvidar que la AIE defiende los intereses de los países consumidores", dice David Cano, de AFI. "Es cierto que si el petróleo está subiendo tanto es por el tirón de la demanda de las economías emergentes, con China e India a la cabeza. Pero no sé si se puede hablar de una crisis cercana con tanta contundencia", concluye.

Un grupo de trabajadores de Petrochina en un campo petrolífero del noroeste de China.
Un grupo de trabajadores de Petrochina en un campo petrolífero del noroeste de China.BLOOMBERG

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS