El subsuelo de Bellvitge dispone ya de un sondeo cada tres metros

Las juventudes de Iniciativa repintan las vallas sobre la llegada del AVE

Las empresas contratadas esta semana por el Ministerio de Fomento para reforzar el subsuelo de Bellvitge y acabar con los socavones trabajan a un ritmo constante. Ayer se habían realizado ya 113 sondeos (uno cada tres metros) y otras pruebas que permitan establecer con precisión las características del subsuelo. Estos análisis permiten establecer los lugares en los que hay un terreno débil y realizar las inyecciones de mortero con mayor precisión. Hasta ayer se habían efectuado ya 163 inyecciones de este tipo en el entorno de la estación de Bellvitge y en dirección a la de Sants.

Más información

Las empresas contratadas esta semana por el Ministerio de Fomento para reforzar el subsuelo de Bellvitge y acabar con los socavones trabajan a un ritmo constante. Ayer se habían realizado ya 113 sondeos (uno cada tres metros) y otras pruebas que permitan establecer con precisión las características del subsuelo. Estos análisis permiten establecer los lugares en los que hay un terreno débil y realizar las inyecciones de mortero con mayor precisión. Hasta ayer se habían efectuado ya 163 inyecciones de este tipo en el entorno de la estación de Bellvitge y en dirección a la de Sants.

Paralelamente a los trabajos supervisados por ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), Renfe ultimaba el operativo para trasladar a los pasajeros que en uno u otro punto se quedan sin tren, para seguir hasta Barcelona o para llevar en autocar hasta esos puntos a la gente que sale de Barcelona.

En estos momentos hay tres zonas de intercambio: Gavà, para los pasajeros de Cercanías; Sant Vicenç de Calders, donde los viajeros de media distancia procedentes del sur y de Lleida hacia Barcelona dejan el tren de partida y se suben a un Cercanías que realiza el trayecto por el interior; el tercer punto es, en realidad, doble: los pasajeros de largo recorrido bajan en la ciudad de Tarragona o en la estación del AVE para subirse a un autocar hasta Barcelona. Y lo mismo en sentido inverso: salen en autocar de Barcelona y toman el tren en Tarragona.

El número de usuarios de estos intercambios ayer fue de 28.000 en Cercanías (la jornada no era laborable), 10.000 en los trenes de media distancia y 8.000 en los de largo recorrido.

Paralelamente, una quincena de miembros de Joves d'Esquerra Verda (JEV), las juventudes de Iniciativa per Catalunya Verds, exigieron ayer al Ministerio de Fomento que retire la campaña propagandística en la que informa de la llegada del AVE a Barcelona en el mes de diciembre, objetivo ya descartado. Para ello, eligieron una de las vallas publicitarias que rezan: "En diciembre, la alta velocidad llegará a Barcelona" y pegaron en ella 16 folios que formaron el mensaje: "Primer, Rodalies!" (¡Primero, Cercanías!). La valla escogida fue una situada L'Hospitalet de Llobregat, cercana a la autopista C-32.

El coordinador nacional de las juventudes, David Cid, reiteró el mensaje que ICV defiende: prioridad para la red de Cercanías sobre la alta velocidad. Cid reclamó que se detengan todas las obras de la llegada del AVE a Barcelona hasta que se restablezca completamente el servicio de Cercanías. Al ser preguntado por la decisión de anteayer del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de detener las obras del AVE en Bellvitge y dar prioridad a Cercanías, Cid contestó: "A lo que de verdad da prioridad Zapatero es al AVE, porque ha puesto una fecha límite a su llegada a Barcelona, el fin de la presente legislatura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de noviembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50