Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Tenéis un bazuka? ¡Que vengan a por mí!", reta el agresor de la ecuatoriana

La juez decide hoy si le encarcela por riesgo de fuga, como le pide el fiscal

"¿No tenéis un bazuka? ¡Que vengan a detenerme!" Sergi Xavier Martín Martínez, de 21 años, se mostraba muy altivo en la tarde de ayer. Acababa de consumir unas cervezas con sus amigos y era consciente de que probablemente también estaba consumiendo sus últimas horas de libertad. Por la mañana, la fiscalía de Barcelona había solicitado su detención a la juez que investiga la agresión cometida el pasado 7 de octubre contra una ecuatoriana de 16 años que viajaba en un tren.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Sant Boi de Llobregat es quien debe decidir y no lo hará hasta hoy. El motivo es que "la petición del fiscal entró en el juzgado de guardia de Sant Boi fuera de horas de audiencia", explicó una portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. La magistrada conocerá formalmente la petición del fiscal cuando acuda hoy a su despacho, aunque sabe de la gravedad de los hechos desde el lunes, cuando le llegó el caso por reparto.

La fiscalía esgrime tres argumentos para justificar la detención de Martí: el riesgo de fuga, la necesidad de proteger a la víctima y asegurarse que estará a disposición del juez. La agencia Europa Press informó anoche de que la declaración de la víctima prevista para el viernes se ha adelantado a hoy. La menor no acudió a declarar el pasado día 20, cuando Martí quedó en libertad por decisión de juez de guardia de aquel día, José María Prado Albalat, del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Sant Boi de Llobregat.

¿Qué ha cambiado para que la fiscalía pida ahora la cárcel y ni siquiera acudiese al juzgado el día 20? Teresa Compte, fiscal jefe de Cataluña, convocó ayer a la prensa para explicarse. El día 20, la fiscal de Sant Boi atendía también al partido judicial de Cornellà y participaba en una operación antidroga. Al finalizar, telefoneó al juzgado de Sant Boi y le informaron de que no hacía falta que acudiese. Para entonces, el juez de guardia ya había acordado la libertad de Martí por un delito de lesiones con el agravante de racismo. Fuentes judiciales explicaron que el juez visionó el DVD captado por la cámara de seguridad del tren a las 22.45 horas del 7 de octubre. Pese a la dureza de las imágenes, en las que Martí propina una patada a la cara de la menor, el magistrado valoró que el acusado tenía arraigo social y familiar y lo dejó libre.

La fiscalía de Barcelona no conoció el atestado ni el DVD hasta el pasado lunes. "El fiscal no ha sido ni pasota ni incorrecto, pero yo no voy a echar las culpas al juez", dijo Compte. "No he recibido presiones de nadie ni nadie me ha llamado", añadió la fiscal jefe. Sin embargo, la petición de detención de Martí fue anunciada en Madrid por el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, después de hablar con el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido.

En la vista que se celebrará hoy la fiscalía pedirá la prisión de Martí si se le pueden imputar dos delitos: trato vejatorio y lesiones. En la primera acusación sería necesario que la niña ratificase al juez las amenazas y expresiones racistas que, según el atestado policial, sufrió en el tren. Sobre el delito de lesiones, será difícil demostrarlo al cabo de 19 días de la agresión. Con todo, la fiscalía pedirá que el forense reconozca a la menor ecuatoriana. Si certifica que sufre un shock postraumático por la agresión y que necesita tratamiento psicológico, la fiscalía imputará el delito, dijo Compte. El Gobierno de Ecuador y la Generalitat ejercerán la acusación en el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007