Bush anuncia un acuerdo con México contra el narcotráfico

El presidente pide al Congreso fondos para material militar

El presidente George Bush pidió ayer la aprobación del Congreso para un plan de ayuda a la lucha contra el narcotráfico en México que exige un gasto inicial de 500 millones de dólares (350 millones de euros) dentro de un proyecto de 1.400 millones para la compra de material militar y el entrenamiento del Ejército mexicano, lo que se conoce ya como el Plan México.

"EE UU hará todo lo que pueda para apoyar los esfuerzos de México para poner fin al poder y la impunidad de las organizaciones dedicadas al tráfico de drogas, así como para fortalecer la capacidad de México de hacer frente a esa amenaza común", afirmaba un comunicado oficial de la Casa Blanca.

Más información
Más dinero para Irak y Afganistán

El comunicado no da los detalles sobre este acuerdo, pero fuentes próximas a la negociación han confirmado a EL PAÍS que el dinero solicitado servirá para la compra de helicópteros y armamento adecuado para este tipo de guerra. Se busca también financiación para la creación de un sistema de intercambio de información de inteligencia y de entrenamiento conjunto de los ejércitos de los dos países.

"Juntos", añade el comunicado, "nuestros dos países pueden derrotar a las organizaciones criminales que amenazan a nuestra región".

George Bush ha pedido también, como parte de este mismo proyecto, una ayuda de 50 millones de dólares para extender la guerra contra el narcotráfico a los países vecinos de Centroamérica.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El presidente presentó al Congreso su solicitud de financiación para México dentro del paquete general de dinero para la guerra contra el terrorismo y por la seguridad de Estados Unidos. El Plan México, que recibe su nombre por su similitud con el Plan Colombia -en el que Estados Unidos gasta desde el año 2000 unos 700 millones de dólares anuales para combatir el narcotráfico-, representa la iniciativa más importante tomada por Bush en América Latina desde su llegada a la Casa Blanca.

El acuerdo, que ha requerido casi siete meses de discreta negociación, permitirá por primera vez a Estados Unidos involucrarse militarmente en un país de alta sensibilidad nacionalista, particularmente en todo lo relacionado con su poderoso vecino del norte. Hasta ahora, Washington entregaba a México 40 millones anuales como ayuda estrictamente civil.

A este acuerdo le espera todavía una difícil trayectoria en el Congreso, donde una gran parte de congresistas demócratas tienen serias dudas, no sólo del Plan México en sí, sino del paquete conjunto de gastos que Bush acaba de presentar.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ayer en la Casa Blanca.
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ayer en la Casa Blanca.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS