Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dos primeras ambulancias que asistieron a Jessica iban sin médico

Las dos primeras ambulancias que llegaron al albergue para asistir a la pequeña Jessica no llevaban médico. Desde el centro de colonias llamaron al servicio de emergencias a las 6.40 del viernes. Según fuentes de la Generalitat, se movilizaron tres ambulancias. La primera llegó a las 6.58, con técnicos sanitarios. La segunda, con personal de enfermería, y la tercera era una ambulancia medicalizada con un facultativo. Según Sanidad de la Generalitat, estas dos últimas lo hicieron "de forma casi simultánea". Desde que se recibió la llamada, un médico fue dando por teléfono instrucciones a la monitora para que le practicaran "maniobras de reanimación". Jessica falleció media hora después de que llegara la primera ambulancia.

La ausencia de médicos en las ambulancias del SEM -Servicios de Emergencias Médicas- de esta zona del Maresme no es un hecho insólito, aseguran los vecinos. Es un problema que se arrastra desde el pasado mes de agosto, cuando la firma concesionaria de los vehículos asistenciales decidió dejar de contratar a médicos para las ambulancias alegando falta de personal adecuado. La ausencia de médicos originó el pasado 11 de octubre que los tres partidos en el gobierno municipal de Mataró promovieran una resolución en la que se daba un ultimátum al SEM para que diera el servicio de ambulancia con médico, como lo había estado haciendo hasta entonces. La resolución quedó sobre la mesa porque, poco antes del trámite municipal, la empresa concesionaria se había comprometido a que el próximo 1 de noviembre reanudaría el servicio con médicos, informa Salvador Fernández.

Hospital con pediatra

Los vecinos de Cabrera de Mar no se explican por qué la niña no fue trasladada al hospital comarcal de Mataró, destino habitual de los enfermos no leves. "Yo tampoco entiendo por qué a la niña no se la condujo al hospital de Mataró, situado muy cerca y donde habitualmente la gente de la comarca solemos llevar a nuestros enfermos cuando se trata de casos inusuales", insistía ayer el concejal de Esquerra Republicana y ex alcalde de Cabrera de Mar, Carles Rocabert i Shelly.

El hospital de Mataró, uno de los más modernos centros asistenciales de la zona, cuenta con un servicio de pediatría permanente. Este hospital se encuentra a tres kilómetros del albergue de Cabrera de Mar.

La tarde del jueves, cuando Jessica presentaba vómitos y dolor de estómago, se optó por llevar la pequeña al Centro de Asistencia Primaria de Vilassar de Mar, a un kilómetro de distancia del albergue, donde fue atendida por un médico no pediatra.

Según los mossos que están instruyendo el expediente sobre el protocolo médico seguido para atender a Jessica, la niña sufría asma. En Vilassar de Mar, el jueves por la tarde, el médico que la asistió, tras una exploración respiratoria y abdominal, diagnosticó una gastroenteritis vírica y recetó un jarabe pediátrico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de octubre de 2007