Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Desagravio a la madre soltera

Los obispos aclaran que no se oponen a las ayudas por hijos de mujeres solas tras recibir un chaparrón de críticas desde la izquierda

El portavoz de los obispos, el teólogo jesuita Juan Antonio Martínez Camino, proclamó anteayer ante una treintena de periodistas que lo que va a decir la Iglesia en cada momento "siempre es previsible". Se equivocó. Pese a reiterar cuatro veces que "todos los niños, nacidos como sea, tienen los mismos derechos" -en referencia al llamado cheque-bebé comprometido por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero en el pasado debate sobre el estado de la nación-, sus palabras generaron ayer una avalancha de críticas, porque muchos entendieron que, en realidad, estaba en contra de la medida del Gobierno cuando esos niños sean hijos de soltera.

"Le pido que sea capaz de rectificar e, incluso, de pedir perdón". Fue la reacción del líder de Unió Democrática de Catalunya, Josep Antoni Duran Lleida. "Hay muchas madres solteras que son católicas", le recordó a Martínez Camino el dirigente socialcristiano.

La futura ley de prestación económica por adopción o nacimiento de un nuevo hijo eleva en mil euros la cantidad que recibirán los hijos de soltera -3.500 euros, en vez de los prometidos 2.500-. A Martínez Camino se le preguntó el jueves pasado, al término de la reunión de la Comisión Permanente episcopal, qué le parecía esa medida. Contestó: "Hay que ayudar a que los padres tengan hijos, especialmente en un país con uno de los menores índices de natalidad. Y las ayudas deben promover que los hijos vengan al mundo en un contexto en que se respeten sus derechos fundamentales, es decir, a tener un padre y una madre, y un hogar estable. Si se promueve otro tipo de contexto, en que los hijos fueran traídos al mundo quebrantando de partida sus derechos fundamentales, eso nadie lo va a ver muy bien".

Una repregunta

¿Era esta respuesta tan previsible como suponía el portavoz? Un periodista pensó que no, y pidió aclaraciones. Creía haber entendido que, en realidad, el dirigente episcopal estaba en contra de la ayuda a los hijos de soltera. Respuesta de Martínez Camino: "He dicho que hay que ayudar a que los padres tengan hijos, especialmente en el contexto adecuado. Pero las ayudas son para todos, claro. Es un derecho de todos los niños, nacidos como sea. Pero promover que los niños vengan al mundo sin padre o sin madre, eso no se debe hacer. Ahora bien, ayudar a los niños que están en el mundo, a todos, claro, y sin distinción. Los niños tienen todos la misma dignidad, independientemente de las circunstancias en que hayan venido al mundo". La Conferencia Episcopal emitió ayer un escueto comunicado subrayando, textualmente, esta tajante afirmación.

Para entonces ya se habían desatado las críticas. "El señor Martínez Camino no sabe lo que es la familia española. No tiene ni idea", dijo el portavoz socialista en el Congreso, Diego López Garrido. "Lo que nos hace humanos es pensar en el otro y tener caridad. Parece que la Iglesia católica se está olvidando de algunas virtudes", sostuvo el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. "La Iglesia demuestra, una vez más, que está fuera de la historia", aseveró el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Tardà. ERC fue quien arrancó al PSOE el plus de ayuda a los hijos de soltera.

También lamentó las declaraciones del portavoz episcopal el presidente de Mensajeros de la Paz, el famoso padre Ángel García. "En España hay casi dos millones de mujeres en esa situación, la mayoría bautizadas, y muchas, cristianas practicantes", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 2007