Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI prevé más turbulencias por la crisis del crédito y asegura que afectará a España en 2008

Rodrigo Rato advierte de que recortará las previsiones de crecimiento de la economía española

La crisis desatada por las hipotecas de alto riesgo dista mucho de haberse cerrado. El proceso de ajuste para la economía mundial será "dilatado" tras la repentina reducción de liquidez que provocó una tormenta financiera en agosto y el nerviosismo en el que se han instalado las Bolsas, según los pronósticos del Fondo Monetario Internacional. El aún director gerente del FMI, Rodrigo Rato, aseguró ayer en Madrid que la economía española tampoco está a salvo, y que sufrirá los efectos de la crisis "a partir de 2008". Las consecuencias serán similares en España y en el resto de Europa, pero inferiores a las que sufrirá EE UU. Rato alertó de los problemas adicionales que genera el abultado déficit exterior de España, con un euro que sigue rompiendo barreras y ayer superó los 1,41 dólares.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte en su Informe de estabilidad financiera mundial que el proceso de corrección en el mercado de crédito será "dilatado", y advierte de consecuencias "profundas" para la economía de las turbulencias financieras, que tienen su origen en las crisis de las hipotecas de alto riesgo o subprime en Estados Unidos. La institución internacional que dirige Rodrigo Rato considera que algunas prácticas utilizadas en el mercado de crédito deberán cambiar tarde o temprano, y en este sentido lanza una serie de recomendaciones con las que se pretenden reforzar los mecanismos de supervisión.

Jaime Caruana, responsable del departamento de mercados de capitales del FMI, no se fue por las ramas y dijo en la presentación del informe, en Nueva York, que los riesgos a la estabilidad siguen siendo "elevados", y aseguró que el sistema financiero está siendo sometido a una "dura prueba". La situación ha cambiado de forma dramática desde la pasada primavera, cuando el Fondo ya alertó en su informe de lo que denominó como un "deterioro en la disciplina de mercado", por culpa de las hipotecas basura en Estados Unidos y la sed de compra de empresas fuertemente endeudadas por parte de los fondos de capital de riesgo.

Seis meses después de aquel análisis, el FMI habla ahora de una corrección "sustancial" en el sistema financiero, como consecuencia de la crisis en el mercado de crédito en Estados Unidos, que ha ido contagiando al resto de las economías. El equipo que encabeza Caruana asegura que el crecimiento mundial conserva el vigor, a pesar de las crisis, y cree que los grandes bancos disponen de capital suficiente para absorber las pérdidas. Aun así, ve una "cierta desaceleración" en la economía global y augura que "las implicaciones de este periodo de convulsión serán importantes y profundas", sin entrar en más detalles.

Rato, que participó en la Conferencia Anual del Club de Roma -en grupo de presión en el que figuran científicos, economistas, políticos y asociaciones internacionales-, apuntó algunas de esas implicaciones. Al menos, tres. Por una parte, según el director gerente del Fondo, las turbulencias se dejarán notar en la economía real en 2008. En segundo lugar, invalidan cualquier previsión económica realizada antes del verano. Y, además, van a suponer una revisión a fondo de las calificaciones de riesgo, con las agencias más importantes -Standard & Poor's, Moody's y Fitch Ibca- en el ojo del huracán por no haber anticipado los problemas en las entidades más afectadas.

Rato respondió también a una cuestión que se ha ido planteando en las últimas semanas: los efectos de la crisis sobre la economía española. Las consecuencias serán similares a las que sufra la economía europea, y no se verán hasta el próximo año. Con una particularidad: el endurecimiento de las condiciones del crédito en todo el mundo afecta más a España por el elevado déficit exterior, "que necesita financiación". Máxime cuando la revalorización del euro -que ayer fijó un nuevo máximo histórico, por encima de los 1,41 dólares- dificulta aún más las exportaciones y "mete presión sobre la competitividad", indicó.

Más allá de las opiniones de Rato, el informe de riesgos del Fondo no brilla por su optimismo. Considera que no se deben subestimar las consecuencias que podrían derivarse de estas turbulencias y no cree que las condiciones de crédito vayan a normalizarse pronto. Por eso pide a las autoridades reguladoras y el sector financiero que extraiga las lecciones de esta crisis "para reforzar el sistema financiero contra futuras presiones". Y es que el Fondo se declara sorprendido por la rapidez con la que se expandieron las turbulencias en todo el mundo.

Al igual que el director gerente, el estudio del FMI también arremete contra el exceso de confianza de los inversores en las entidades calificadoras del riesgo. A partir de estas reflexiones, la institución multilateral precisa que es prematuro sacar conclusiones definitivas de la crisis. Jaime Caruana detalló cinco áreas en las que se debería prestar más atención, para afianzar los sistemas de control del riesgo. Aunque pidió a los Gobiernos que eviten lanzarse a una carrera reguladora por la crisis.

- Información. El Fondo insiste en la necesidad de una mayor transparencia, para que el inversor pueda evaluar la verdadera solvencia de las instituciones con las que operan. Aunque apunta que "hay que analizar cuidadosamente la cantidad y el tipo de información necesaria para aliviar los problemas".

- Vigilancia. El FMI pide que se analice cómo la innovación financiera puede haber contribuido a la situación actual y en qué medida la estructura de incentivos vigente pudo debilitar la disciplina en el crédito. Y sugiere un replanteamiento de las medidas de salvaguardias a lo largo de la cadena de oferta de productos estructurados, como las hipotecas subprime.

- Agencias de calificación. Se pide que se examine el papel que desempeñaron. Y se aconseja al inversor que no se conforme con las valoraciones que hacen estas entidades.

- Evaluación del riesgo. Se pide que se preste más atención a la valoración de productos complejos en un mercado sin liquidez, para así fijar precios de mercado fiables. Es importante que las instituciones financieras mantengan estrategias de financiamiento sólidas, idóneas para su respectivo modelo de negocios, y capaces de hacer frente a condiciones de estrés.

- Distribución del riesgo. Se pretende tener un mejor entendimiento de la distribución que hacen las entidades del banco de los riesgos y cómo computan las pérdidas.

[Por otro lado, Rato no quiso opinar sobre las informaciones de algunos medios que aseguraron que podría ser vicepresidente del BBVA, a propuesta de Francisco González, el actual presidente del banco. Las informaciones apuntaban a que, más adelante, Rato -que ha anunciado que deja el FMI- accedería a la presidencia. Según un portavoz oficial del banco, "ésta es la típica noticia absurda que se desmiente por sí sola"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 2007