Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solbes responde a Rato que España no modificará sus previsiones de crecimiento para 2008

El ministro de Economía admite, eso sí, que las turbulencias financieras podrían tener "efectos indirectos"

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha respondido hoy al director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, y ha señalado que el Gobierno no tiene la intención de modificar la previsión de crecimiento de la economía española para 2008, situada en el 3,3%.

En rueda de prensa para presentar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2008 que se debatirán en el Congreso de los Diputados, Solbes se ha referido así a la revisión a la baja de los pronósticos de julio del FMI (+3,4%) aludida ayer por Rato.

Solbes, que ha precisado que las palabras de Rato se referían a los efectos de la crisis crediticia "en términos generales", ha asegurado estar "tranquilo" con las previsiones del cuadro macroeconómico vigente.

El vicepresidente económico del Gobierno ha apuntado, no obstante, que el Gobierno es sensible a las perturbaciones en los mercados financieros internacionales, sin embargo, ha matizado que el Gobierno tiene "muy buena información sobre el estado de la economía española". Con todo, ha afirmado, si se incrementasen los riesgos financieros "habrá que hacer frente a ellos".

"Estrecho seguimiento"

Pese a la tranquilidad mostrada por Solbes ante los posibles efectos de la crisis crediticia, el Gobierno no baja la guardia. En la documentación distribuida en la presentación de los presupuestos, el Gobierno apunta que el Ministerio de Economía y Hacienda, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) han llevado a cabo un "estrecho seguimiento" sobre las carteras de las diferentes instituciones del sistema financiero español, del que se deduce que "su exposición es escasamente significativa, tanto en términos de número de entidades como de activos afectados".

Sin embargo, admite que "sí podría ocurrir que estas turbulencias financieras tuvieran efectos indirectos sobre la economía española derivados de la declaración económica de EE UU y en el área del euro", que dependerá de "la duración y profundidad que adquieran las turbulencias financieras internacionales".