Convocatoria a medias

El plan de actuación para la mejora de la calidad del aire, que contiene 73 medidas, fue aprobado el pasado julio. "El plan ya está en vigor. Cada medida tiene un calendario, un presupuesto y un organismo asignado", explicó ayer María Comellas, directora general de Medio Ambiente. Mañana, según Comellas, se reunirá un órgano rector para analizar cómo se encuentra cada medida. La coordinación en el Gobierno no debe de ser muy eficaz: algunos de los componentes de este órgano ignoraban ayer la convocatoria de la reunión de mañana. Al menos dos de las partes implicadas en la reducción de la velocidad máxima a 80 kilómetros por hora en el área metropolitana, la medida más polémica, desconocían la convocatoria: el Servicio Catalán de Tráfico (SCT) y Política Territorial.

Medio Ambiente dice que la medida ya está en vigor, pero es puro lenguaje administrativo. En la realidad, la medida está pendiente de que se instalen los indicadores en las carreteras. Medio Ambiente se ha dirigido a los titulares de éstas para que haga los cambios. Pero no se harán hasta que el SCT señale dónde deben instalarse las señales. Tráfico está elaborando el plan de señalizaciones y no tiene que tenerlo listo hasta otoño. Además, la medida carece de una estimación de costes detallada: "El coste asociado es el correspondiente a la adecuación de la señalización vial actual", indicó un portavoz citando el propio plan. Es decir, nadie sabe cuánto cuesta. La oposición dice que ni siquiera sirve para nada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS