Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un avión, 124 millones de euros

El Ejército del Aire tendrá operativo en enero de 2008 su primer escuadrón de Eurocazas

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, y el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, Francisco José García de la Vega, recibieron ayer en la factoría del consorcio aeronáutico europeo EADS-CASA en Getafe (Madrid) el último de los 19 aparatos de la primera fase del programa Eurofigther (EF-2000). En total, España tiene previsto invertir 10.795,4 millones de euros en 87 eurocazas, por lo que el coste de cada avión supera los 124 millones. En julio pasado, el Consejo de Ministros aprobó un incremento de costes por valor de 352 millones. España participa con un 13% en el programa EF-2000, del que también forman parte Alemania, Reino Unido e Italia. El coste total de la inversión se reparte a lo largo de tres décadas y este año ha supuesto para el presupuesto de Defensa un desembolso de 563,7 millones.

Por su parte, los 72 cazabombarderos F-18 comprados hace dos décadas costaron 1.500 millones de dólares de 1981.

Alonso subrayó ayer que el dinero gastado en el EF-2000 es una "inversión muy productiva", que retorna en forma de transferencias tecnológicas o pagos de impuestos, y que genera en España 22.000 puestos de trabajo, directos o inducidos.

El Ejército del Aire tenía previsto adquirir 20 aviones de esta primera fase, pero uno de ellos se cedió a Austria (que ha adquirido 15) y otro se dedica a pruebas.

Los 18 restantes formarán el primer escuadrón del Ala 11 del Ejército del Aire, con base en Morón de la Frontera (Sevilla), que en enero estará plenamente operativo y se incorporará a las misiones de alerta aérea e interceptación de vuelos no identificados (Scramble, en jerga militar).

En total, Morón albergará tres escuadrones (dos de combate, el 111 y el 112, y uno de instrucción, el 113). A partir de 2010, otro escuadrón de EF-2000 sustituirá a los Mirage F-1 en Los Llanos (Albacete).

Los cuatro países socios han suscrito ya la segunda fase del contrato (con 35 aviones para España), pero no la tercera (con 33), que debería firmarse en 2009 como máximo. Esta última fase tropieza con el escaso interés de Reino Unido e Italia, que se ha sumado al avión estadounidense JSF (Joint Strike Fighter). En una operación trufada de sospechas de pago de comisiones y de la que no se beneficiará la industria española, el Reino Unido ha vendido a Arabia Saudí 72 de los EF-2000 que se comprometió a adquirir la Fuerza Aérea británica.

La evolución tecnológica de este tipo de aviones es tan rápida que los primeros recibidos por España, hace cuatro años, ya están siendo sometidos a un proceso de actualización (retrofit) para homologarlos con los últimos de la primera serie, como el biplaza ST008 recibido ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de septiembre de 2007