Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Inquietud en los mercados

La Fed sale al rescate de la economía de EE UU con un recorte de tipos de medio punto

La Reserva Federal estadounidense (Fed) dio ayer la sorpresa y optó por la decisión más radical, al rebajar en medio punto los tipos de interés, hasta el 4,75%. El banco central aduce que las turbulencias en los mercados han incrementado la incertidumbre y justifica la medida diciendo que las dificultades de los estadounidenses para financiar sus hipotecas suponen un riesgo para el mercado inmobiliario y para el crecimiento en general. Es la primera vez en cuatro años que la Fed recorta el precio del dinero en EE UU. La decisión fue unánime y no impide que el banco central siga alertando sobre la inflación.

En el comunicado se reconoce que "la incertidumbre sobre las perspectivas económicas ha crecido"

El euro marca un máximo histórico frente al dólar y Wall Street se dispara nada más conocerse la medida

La decisión del banco central supone la primera rebaja en cuatro años y sitúa el precio del dinero en el 4,75%

Que la Reserva Federal iba a bajar tipos se daba por hecho después de un mes de agosto dramático en los mercados. Y aunque los últimos datos económicos muestran realidades contrapuestas, existían evidencias suficientes de debilitamiento que requerían un recorte. Unas ventas más flojas de las previstas en el comercio y la moderación en la creación de empleo (se eliminaron 4.000 puestos de trabajo en agosto) dieron argumentos al banco central para justificar el cambio de estrategia.

En el origen de esta situación está el enfriamiento en el mercado inmobiliario y el endurecimiento del crédito en las hipotecas de alto riesgo (conocidas como subprime). Lo que estaba en el aire era la intensidad del abaratamiento en el precio del dinero: de un cuarto de punto o de medio. La Fed optó por la segunda opción y explicó que tiene como intención "ayudar a prevenir los efectos adversos en el conjunto de la economía que puedan derivarse por las turbulencias en los mercados financieros y promover el crecimiento".

Cambio de discurso

En su comunicado, la Fed hace un drástico reequilibrio de los riesgos, que le han obligado a cambiar de discurso. Hasta ahora era la inflación lo que más preocupaba a la autoridad monetaria estadounidense. Y lo sigue siendo, pero ahora al mismo nivel que los problemas asociados con el crédito, como señalan los analistas. "El crecimiento se ha moderado, pero el endurecimiento de las condiciones de crédito tienen el potencial de intensificar la corrección en la vivienda y limitar el crecimiento en el tiempo", explica el banco central.

La Reserva Federal deja claro que el alza de precios sigue siendo un peligro. "La inflación subyacente -que excluye energía y alimentos frescos- ha mejorado este año. De todas formas, permanecen algunos riesgos y continuaremos vigilantes", precisa el comunicado. El indicador de inflación de agosto se dará a conocer hoy. Como anticipo, ayer se supo que los precios en la cadena de producción cayeron un 1,4% el mes pasado gracias a un descenso del 6,6% en el coste de la energía, lo que deja la tasa anual en el 2,2%. Es el mayor descenso desde octubre del pasado año, lo que dejaba margen de maniobra a la Fed para actuar con garantías.

Como anticiparon los analistas de Standard & Poor's, un recorte de medio punto suponía dar alas a las compras en Wall Street, porque eso serviría para acabar con las incertidumbres en el parqué. Y así fue. La Bolsa de Nueva York se disparó tras el anuncio de recorte de tipos y el Dow Jones cerró con una subida del 2,51%. Sin embargo, existía también el temor de que la Fed fuera demasiado lejos con su acción, lo que podría representar problemas a largo plazo, sobre todo del lado de los precios. A esto se le suma el hecho de que muchos economistas opinan que los beneficios del recorte no los sentirá el consumidor de inmediato.

La Fed señala en su comunicado que las "incertidumbres sobre las perspectivas económicas han crecido" desde la reunión del pasado 7 de agosto. Y precisa que seguirá de cerca el impacto de su decisión "para preservar la estabilidad de precios y un crecimiento económico sostenible". La última vez que la Fed bajó tipos fue a mediados de 2003, tras el fin de la crisis económica en EE UU y con Alan Greenspan al frente del banco central.

Aire al parqué

La acción de la Fed dio una bocanada de aire al parqué neoyorquino. Sin embargo, se hizo a costa de deprimir aún más a la divisa estadounidense. Ayer, unos minutos después de anunciarse el recorte, el euro se cambiaba a 1,3970 dólares, con lo que marcaba un nuevo mínimo histórico. Entre tanto, el petróleo seguía subiendo en el mercado neoyorquino y se colocaba en los 81,65 dólares. Otra de las claves de la jornada fueron los resultados de Lehman Brothers. La entidad reportó una caída en el beneficio del 3,2% durante el tercer trimestre, hasta los 887 millones de dólares. Es menos de lo que se esperaba el parqué e incluye una carga de 37 millones por la reestructuración de su negocio hipotecario.

Los resultados de Lehman Brothers -primera piedra de toque para evaluar el impacto de la crisis en el sector financiero- rebajaron los miedos. Pero la incertidumbre, aunque bajada de tono, persiste aún. El presidente de la Fed, Ben Bernanke, tiene previsto comparecer mañana ante la Cámara de Representantes para explicar el alcance de la crisis y los instrumentos de los que dispone la Reserva Federal para hacer frente a la situación. El nuevo gurú del banco central estadounidense deja claro que los futuros movimientos estarán determinados por la evolución del crecimiento, el empleo y la inflación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de septiembre de 2007