Un hombre degüella a su pareja y simula un robo

El agresor, sobre el que pesaba una orden de alejamiento de su madre, ha sido detenido

Un hombre de 28 años degolló ayer presuntamente a su pareja sentimental en una finca de la localidad madrileña de Alalpardo, situada al noreste de Madrid. Este hombre, llamado Aarón, sobre el que pesaba una orden de alejamiento de su propia madre, fue detenido minutos después por agentes de la policía local de Algete durante un control rutinario de carretera. Al parecer, según la policía, mostraba síntomas evidentes de haber consumido alcohol.

Los investigadores creen que este hombre al que atribuyen una personalidad "bastante agresiva y egocéntrica", intentó simular un robo en la vivienda situada en la finca El Sermón, situada a un kilómetro y medio de la carretera que une Alalpardo y Valdeolmos.

Según la hipótesis policial, el detenido degolló a su pareja, María Magdalena, de 43 años, y posteriormente rompió un cristal y se llevó varios objetos de valor con el objetivo de despistar a los investigadores. Después cogió el coche de la víctima, un Seat Panda, y se marchó en dirección a la vecina Algete. La actitud de Aarón levantó las sospechas de los policías. Nada más detener el automóvil intentó esconder tras el asiento del conductor una bolsa llena de joyas. Además, el hombre tenía las ropas desordenadas y restos de sangre tanto en la vestimenta como en las manos, donde tenía varios cortes, según informó el jefe de policía local de Algete, Gabriel Trejo.

Una vez en las dependencias policiales se comprobó que el vehículo estaba a nombre de María Magdalena, de 43 años y vecina de Alalpardo, como el presunto homicida. Además se supo que el detenido, que ni siquiera tiene carné de conducir, tenía antecedentes policiales y una orden de alejamiento de su madre por agresión y violencia doméstica. Los agentes decidieron entonces trasladarse hasta la vivienda de la dueña del vehículo. Allí observaron que había un cristal roto con rastros de sangre. Instantes después encontraron el cuerpo sin vida de la mujer, que estaba tirada en el suelo sobre un charco de sangre. Presentaba un profundo corte en el cuello que le había provocado la muerte. Teresa es la dueña de la finca. Vive en una casa de campo a 200 metros del lugar de los hechos, y tenía arrendado el estudio a María Magdalena. Pese a la cercanía de su vivienda, negó que hubiera escuchado ruidos extraños y señaló que se había enterado de lo sucedido por la mañana. Ayer, Teresa confirmó que ambos eran pareja sentimental, aunque precisó que "apenas llevaban unas semanas juntos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de septiembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50