Sanidad incluye por primera vez los malos tratos en su nueva encuesta de salud

El departamento preguntará a 5.200 familias por sus hábitos de vida y sus enfermedades

"¿Ha sufrido algún tipo de malos tratos en los últimos meses?". Esta es la pregunta más novedosa de las 140 que contiene la quinta encuesta de salud que el Departamento de Sanidad pondrá en marcha la próxima semana. Por primera vez, la consejería incluye esta cuestión en la encuesta cuyos resultados marcan la estrategia sanitaria a seguir en los próximos años. Cincienta encuestadores profesionales recorrerán 5.200 hogares para preguntar a 15.000 personas por sus hábitos de vida y por sus enfermedades. Se trata de la encuesta más ambiciosa de las que realiza el Gobierno.

Las familias ya fueron seleccionadas en julio, cuando recibieron en sus casas una carta firmada por el consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, en la que les explicaba la iniciativa y les garantizaba la confidencialidad de los datos. Los encuestadores empezarán su trabajo el próximo lunes y, previsiblemente, lo culminarán en diciembre. Durante los primeros meses del próximo año, el departamento trabajará en la explotación de los datos y hacia mediados de año dispondrá ya de algunas conclusiones. Inclán, presentó ayer esta iniciativa recalcando que se trata de uno de los proyectos más importantes del departamento y el que está llamado a marcar las actuaciones futuras del Gobierno en materia sanitaria, una vez escrutados y analizados con detenimiento los datos. Desde 1992, se realiza cada cinco años.

La importancia de la información que aporta la encuesta se centra en tres ejes: el estado de salud de la población (se pregunta a los ciudadanos cómo perciben su estado de salud y las enfermedades que padecen); los hábitos de vida diaria relacionados con la salud (dieta, ejercicio físico, consumo de alcohol) y la utilización que se hace de los diferentes servicios sanitarios.

La pregunta sobre los malos tratos representa una novedad y supone mantener una continuidad con relación al trabajo que se desarrolla en el ámbito sanitario en este campo. En el año 2001, el departamento puso en marcha un protocolo ofreciendo pautas a los médicos de cómo descubrir y actuar ante un caso de malos tratos. El protocolo, distribuido en los servicios de urgencia, consultas de atención primaria y de especialistas, fija las pautas de actuación del personal cuando se encuentre ante una víctima de la violencia doméstica. El documento da una serie de consejos para que el personal sanitario logre convencer a la víctima de que lo mejor es acudir a la policía. Según un estudio elaborado por la propia consejería, al ser interrogadas de un modo confidencial, el 8% de una muestra aleatoria de mujeres que acudieron a una clínica prenatal declararon que sufren malos tratos.

Visión de conjunto

La muestra de la encuesta recoge información representativa del conjunto de la población (la anterior fue respondida por el 85% de los ciudadanos), ya que se selecciona a los encuestados independientemente de que utilicen o no los servicios sanitarios o de que estén enfermos. "Se trata de conocer cómo los diferentes problemas de salud, las enfermedades crónicas y la incapacidad repercuten en la calidad de vida de las personas y cómo percibe cada ciudadano su propia salud. Es una visión de conjunto, que va más allá de las cifras de mortalidad o de la incidencia de enfermedades".

La utilidad de este instrumento viene marcada por las políticas que después se ponen en marcha, una vez analizadas las respuestas. Por ejemplo, una consecuencia de la primera encuesta de sanidad, que se realizó en 1986, fue la implantación del Programa de Asistencia Dental Infantil (PADI) tres años después. "En aquella encuesta, la caries se reveló como el problema crónico de salud más frecuente", recordó Inclán. Además, se introdujo un programa de fluoración de las aguas de consumo del País Vasco, que abarca ya a más del 75% del conjunto de la población. Se trata de una cobertura que únicamente es superada por la República de Irlanda.

Otro ejemplo es el programa de atención del cáncer de mama, que resulta la primera causa de muerte prematura entre las mujeres de la comunidad autónoma. Los datos de la encuesta de 1992 reflejaron que sólo el 30% de las mujeres que tenían entre 50 y 65 años se había realizado una mamografía en los dos años previos. "Esto determinó que en el año 1995 echará a andar el programa de detección de cáncer de mama", apuntó el consejero. En la actualidad, el programa se ha dirigido a todas las mujeres de entre 50 y 70 años de edad.

Inclán insistió en la garantía de confidencialidad que incorpora la encuesta y en la formación especializada que han recibido los 50 encuestadores (pertenecientes a una empres aprivada) por parte del equipo técnico del servicio de Estudios e Investigación Sanitaria del departamento. El presupuesto del proyecto asciende a los 300.000 euros.

Actividad física y medioambiente

Además de la pregunta sobre los malos tratos, esta nueva edición de la encuesta presenta otras novedades. Por ejemplo, se han modificado las secciones relativas a la incapacidad y a la dependencia funcional, para que los especialistas perciban con claridad cuando se trata de casos que deben derivarse al ámbito sanitario y cuando al campo de los servicios sociales.

Se ha ampliado también la información que se refiere a la actividad física, tanto en el trabajo como en el tiempo libre. En esta ocasión, el objetivo es comparar el ejercicio que hacen los vascos con el resto de los países de la Unión Europea. También se ha incluido una serie de aspectos que preocupan especialmente en la actualidad, como son los hábitos alimentarios y la influencia del entorno medioambiental en el que reside la población.

La participación de los ciudadanos en las anteriores encuestas de salud ha sido "excelente", según el consejero. La tasa de respuesta en la de 2002 llegó al 85%. "La alta participación ha sido y es un elemento esencial para el éxito de las encuestas de salud y para la calidad de la información obtenida. Cada persona seleccionada es insustituible", destacó el responsable del departamento.

Cada encuestador necesita una media de 40 minutos para completar el formulario. Hay una encuesta familiar que deben completar todos los miembros del hogar y después hay otra específica para los mayores de 16 años que convivan en la familia. En este caso, se ha seleccionado a dos tercios de los mayores de 16 años que formen parte de las 15.000 personas que van a ser encuestadas en su totalidad. Es decir, que este colectivo debe completar un doble formulario, con un total de 140 preguntas.

Las enfermedades del sistema circulatorio figuran como la primera causa de muerte para ambos sexos en la comunidad autónoma y suponen el 31% de todos los fallecimientos. Le siguen en orden de frecuencia, los tumores (29%) y las enfermedades del sistema respiratorio (10%). La mortalidad por enfermedades del aparato circulatorio de los varones menores de 65 años ha seguido una tendencia negativa en los últimos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 14 de septiembre de 2007.