Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oficina antifraude acusa de malversación de dinero público a un eurodiputado español

El 'verde' David Hammerstein desvió "decenas de miles de euros" destinados a sus asistentes

El eurodiputado español David Hammerstein desvió "decenas de miles de euros" de dinero público a sus cuentas o a las del partido Los Verdes Europeos, al que pertenece. Así lo afirma un informe que acaba de concluir la Oficina Antifraude de la UE (OLAF), según fuentes conocedoras del caso. Este informe será enviado a la fiscalía española para que prosiga la investigación y decida si lo juzga, y al Parlamento Europeo para que tome medidas contra Hammerstein, que fue elegido en las listas del PSOE. El eurodiputado negó cualquier malversación y anunció querellas si se publicaba el caso.

La agencia de Bruselas enviará sus conclusiones a la fiscalía española y a la Eurocámara

El 17 de noviembre de 2006, la ex asesora de Hammerstein Rosa Santrich acudió a la oficina de OLAF en Bruselas para denunciar la gestión económica del eurodiputado. Llevaba una denuncia de 13 folios en los que detallaba la supuesta corrupción económica de Hammerstein y su equipo para conseguir cobrar del Parlamento Europeo los 15.496 euros al mes que la Eurocámara permite gastar a cada diputado en asesores. Los eurodiputados pueden gastar esa cantidad como máximo al mes en el personal que quieran pero sus contratos requieren el visto bueno del Parlamento Europeo, que es quien les paga.

Santrich y Hammerstein están enemistados desde que hace un año él la despidió. Ella llevó a los tribunales su despido y lo denunció por acoso laboral. Esta denuncia está archivada y recurrida.

La denuncia a OLAF detalla que Hammerstein inflaba artificialmente los sueldos de sus asesores. Cita como ejemplo que en 2004 contrató para que le llevase la página web a Daniel Hernández Ruiz, joven informático, por un sueldo de 2.949 euros al mes. Sin embargo, siempre según la denuncia, en la contabilidad de la oficina parlamentaria, cobraba "682,96 euros". El contrato servía para que Hammerstein "pudiese recuperar la mayor parte de su sueldo", según Santrich.

La denuncia aporta una serie de correos electrónicos en los que la asesora de Hammerstein Dina Garzón supuestamente le revela estas prácticas. En un correo electrónico, Garzón le explicó por qué pasaba al Parlamento unas abultadas dietas: "Qué más quisiera yo que cobrar 2.800 euros en dietas. Eso lo he puesto yo porque si no, perdíamos el dinero y me he metido yo el marrón a mí".

OLAF abrió una investigación y tras más de un año de fiscalización de cuentas y de entrevistas a Hammerstein y sus empleados ha concluido que el diputado ha "malversado dinero al hacer pasar como sueldos de sus asesores gastos privados o para el partido", según fuentes conocedoras del caso. Aunque el informe no precisa la cantidad que podría haber desviado el eurodiputado, habla de "decenas de miles de euros", según las mismas fuentes.

Un portavoz oficial de OLAF confirmó que el caso está cerrado y que el informe fue aprobado por la junta directiva el pasado 4 de septiembre. "OLAF ha decidido enviar el caso a la autoridad nacional competente, por lo que en este momento no podemos dar más detalles", explicó. En el lenguaje de Bruselas esa es una confirmación, ya que si lo manda a España es porque han encontrado irregularidades. Si no, lo harían público y el caso quedaría archivado.

El informe será enviado a la Fiscalía General del Estado para que decida si sigue investigando y en particular para que "investigue las cuentas de Marc González Garimón, el tercer pagador, algo que no puede hacer OLAF", según las mismas fuentes. Además, el informe será previsiblemente enviado al Parlamento Europeo para que decida si toma medidas contra el eurodiputado y le exige el dinero. Los 15.496 euros mensuales no pueden ir bajo ningún concepto a financiar el partido ni actividades personales. Un eurodiputado español cobra como un diputado a Cortes 4.600 euros brutos al mes, más 3.800 euros al mes en dietas.

Hammerstein fue elegido en las listas del PSOE en 2004. Gracias a un acuerdo alcanzado entonces, el PSOE cedía a Los Verdes un puesto para el Congreso y otro para el Parlamento Europeo en lugares privilegiados.

Nacido en Estados Unidos y de madre española, Hammerstein ha mantenido una intensa actividad parlamentaria. Como miembro del Comité de Peticiones, al que se dirigen los ciudadanos, ha denunciado la corrupción urbanística (llegó a visitar con otros parlamentarios la urbanización salvaje en Valencia, Madrid y Almería), ha viajado a las minas a cielo abierto de León, abiertas sin evaluación ambiental...

Paralelamente a su trabajo se ha enfrentado con el partido Los Verdes y, aunque está en el grupo parlamentario europeo, se dio de baja y fundó el partido Los Verdes Europeos. Se ha cruzado querellas con dirigentes de Los Verdes como el asesor del Ministerio de Medio Ambiente José Santamarta. Los Verdes le reclamaban para el partido parte de su sueldo y sostienen que Hammerstein se negó a darlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de septiembre de 2007