La siniestralidad laboral

Los trabajadores fallecidos en Jerez no tenían medidas de protección

Los dos operarios fallecidos en la tarde del miércoles en la planta de residuos Verinsur tras inhalar un gas combustible procedente de una zanja con agua y lodos no llevaban protección. Los sindicatos denunciaron en el acto de solidaridad con las familias de los fallecidos, al que acudieron un centenar de personas, que los trabajadores no tenían mascarillas en el momento de la caída al foso, a pesar de la alta toxicidad que hay en este tipo de instalaciones.

"Ninguno tenía las mascarillas reglamentarias y el tercer operario que resultó herido no llevaba una protección adecuada para los gases metano", manifestó el secretario local de Comisiones Obreras, José Manuel Trillo. "Podemos estar ante una clara negligencia por parte de la empresa de residuos por la falta de medios de prevención. Pedimos a la autoridad de la Junta que abra un proceso de investigación serio y cierre la planta mientras se esclarecen los hechos", añadió.

Más información
Detenidos en Cádiz tres empresarios tras la muerte de un albañil sin contrato

"La empresa debe velar por el cumplimiento de las normas de seguridad y debe vigilar y comprobar si los trabajadores llevan o no la protección reglamentaria", manifestó Pedro Alemán, secretario local de UGT. Fuentes de la Consejería de Empleo confirmaron ayer la inexistencia de estas medidas de seguridad.

Varios inspectores de Trabajo y técnicos de la Junta de Andalucía se trasladaron ayer al lugar del accidente. Según la versión de la empresa Verinsur, "cinco trabajadores estaba revisando las distintas arquetas de registro del sistema de evacuación de líquidos del vertedero. Uno de los trabajadores resbaló y cayó dentro de la zanja. Un segundo trabajador bajó a socorrerlo y, cuando ya estaba subiendo con él, se desplomaron de nuevo. El tercer empleado se percató del fuerte olor, por lo que desistió en el intento".

- Fallece un mariscador. Las heridas causadas por un rayo han provocado la muerte de un mariscador de 25 años, de Arcos de la Frontera (Cádiz), cuando se encontraba faenando con un rastro de acero durante una tormenta en una playa de Almonte.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS