Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy reclama la refundación de la política agraria europea

Francia propondrá en 2008 un marco que asegure los alimentos a la UE

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quiere transformar la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea (UE) de modo que permita construir "una agricultura de primera línea en Europa" que "garantice la independencia" y la "seguridad alimentaria". El alza de los precios de los productos agrícolas, que ha llevado a algunos analistas a anunciar penurias alimentarias, ha cambiado sustancialmente las bases del debate sobre la reforma de la PAC, y Sarkozy entiende que Europa debe establecer la "preferencia comunitaria".

El momento estaba bien escogido: la víspera de que la Comisión Europea inicie el proceso de consultas para la reforma de la PAC que debe llevarse a cabo antes de 2013, y cuyas líneas de trabajo se fijarán en un documento en noviembre. "No es porque uno sea urbano que no está a la escucha del mundo agrícola", les dijo ayer Sarkozy a ganaderos y agricultores franceses reunidos en el Salón Internacional de Cría de Rennes. "Quiero que nuestros agricultores puedan vivir de la venta de sus productos y que la PAC se establezca en función de un principio indiscutible de preferencia comunitaria", añadió.

Tal y como ahora existe, la PAC "no puede responder a los desafíos de después de 2013", porque debe hacer frente no sólo a la necesidad de asegurar los alimentos para los ciudadanos europeos, sino también contribuir al equilibrio alimentario mundial, preservar los territorios rurales y participar en la mejora del medio ambiente. Sarkozy considera que no hay que esperar hasta 2013 para reformar la PAC, de modo que Francia hará una propuesta durante su presidencia de la UE en el segundo semestre de 2008.

Según Sarkozy, la nueva PAC deberá contar con un "presupuesto ambicioso" y basarse en el principio de la "preferencia comunitaria", de modo que los agricultores dejen de ser ciudadanos "asistidos que viven de las subvenciones". La Comisión, por su parte, ha hecho público un borrador en el que reactiva la cuestión de la "cofinanciación", un sistema que asocia los fondos comunitarios y los nacionales.

El jefe del Estado francés insistió en la necesidad de un proteccionismo europeo al referirse a las negociaciones -actualmente paralizadas- en el seno de la Organización Mundial del Comercio. Sarkozy es partidario de reiniciarlas, pero bajo la condición de la "reciprocidad". "Las naciones emergentes quieren los derechos de las grandes naciones pero deben aceptar también los deberes (...), consideran que sólo tienen derechos y ningún deber en un sistema de comercio multilateral". A esos países, entre los que citó a India, Brasil, China y Argentina, Sarkozy ya les ha dicho que "Europa no mostrará más ingenuidad".

"No podemos imponer reglas a nuestros productores y al mismo tiempo permitir la importación" de productos de otros países que suponen un "dumping medioambiental, social, fiscal y monetario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de septiembre de 2007