Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Inquietud en los mercados

Zaplana sostiene que España entra en "recesión" pese a crecer un 4%

El PP culminó ayer una semana en la que se ha concentrado en lanzar malos augurios sobre la economía española con una frase de su portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana: "El presidente del Gobierno es el único que cree que no hay motivos de preocupación. Ni siquiera su ministro de Economía le sigue. La tendencia se ha invertido, las rentas de las que hemos vivido se han acabado, e iniciamos una etapa de incertidumbre, palabra que utilizó el vicepresidente económico, que es lo peor que le puede pasar a la economía, y de recesión. Lo pinte como lo pinte el presidente del Gobierno".

El PP utiliza así, por primera vez, el término recesión para referirse a la marcha de la economía, pese a que España crece al 4%, muy por encima de la media europea. Una recesión se produce cuando el PIB cae al menos dos trimestres consecutivos, como sucedió en España en 1993.

Los datos de paro de agosto, sumados a la crisis financiera internacional, hacen pensar a los dirigentes del PP que el ciclo está cambiando y eso anima a los populares a centrar su oposición en la política económica. De hecho, el lunes próximo Mariano Rajoy, presidente del PP, preguntará a Zapatero sobre los malos datos de paro y "las incertidumbres a las que se enfrenta la economía española". Utilizará así el término elegido por Pedro Solbes para definir la situación.

Rajoy dijo el miércoles que el Ejecutivo ha "dilapidado la herencia" del PP y ahora ya no puede "vivir de las rentas", pasando por alto que la economía española ha crecido con el Gobierno del PSOE con más fuerza que en los últimos años del PP. En 2002 y 2003, el crecimiento fue del 2,7% y el 3,1%. Para el conjunto de este año, se espera un 3,8%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de septiembre de 2007