Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy recluta al ex primer ministro socialista Michel Rocard

El político integrará un comité para revalorizar la profesión docente

Michel Rocard, antiguo primer ministro (1988-1991) socialista de François Mitterrand, participará en un comité nombrado por el ministro de Educación Nacional, Xavier Darcos, que ha de proponer pistas para "revalorizar el oficio de profesor". Se trata de la enésima personalidad socialista que acepta implicarse en la llamada "política de apertura" del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.

Michel Rocard ha sido la figura visible de la segunda izquierda -el socialismo no marxista- en Francia a lo largo de los años setenta, ochenta y noventa. En su momento fue el gran rival de François Mitterrand en la conquista del control del Partido Socialista (PS), pero equivocó la estrategia: mientras Mitterrand se hacía con el partido, Rocard seducía a la opinión pública. Luego, cuando Mitterrand se apoderó del PS, la opinión pública abandonó a Rocard. Mitterrand le nombró ministro en 1988, tras la primera cohabitación, para dirigir un Gobierno "de apertura" que incluyó, a título individual, a diversos centristas. Entre 1993 y 1994 fue un efímero primer secretario del PS.

"Cuando un Ejecutivo quiere escuchar la opinión de la oposición y hacerse una idea lo más exhaustiva posible de todo lo que comporta una cuestión, es una actitud de demócrata aceptar participar en el juego", ha dicho Rocard al tiempo que precisa: "La propuesta me ha sido formulada en tanto que antiguo primer ministro". Y destaca: "Soy socialista y pienso seguir siéndolo".

Lo cierto es que el ministro Xavier Darcos no puede dejar de felicitarse del respaldo que puede suponer el contar con Rocard en la redacción de unas conclusiones que han de justificar, a posteriori, la decisión gubernamental de suprimir 11.200 puestos de funcionario en la educación nacional. "Menos numerosos pero mejor pagados", sugiere el ministro para los profesores al tiempo que les compromete en un "esfuerzo para reducir el gasto público". La supresión de puestos de trabajo se hace a partir de no reemplazar el 50% de quienes se jubilan, sin que haya ningún despido.

Desde hace semanas, Rocard no cesaba de proclamarse sarkoyzable y este verano, durante el mes de julio, cuando un accidente vascular-cerebral obligó a internarle en un hospital de Calcuta (India) fueron Sarkozy y Jacques Chirac quienes primero se interesaron por su salud. "Antes que mis camaradas socialistas", dijo Rocard.

Nacido en 1930 en el seno de una familia de científicos -su padre, Yves, lo es también de la bomba atómica francesa-, protestante y ajeno a las corrientes mayoritarias en el PS, Rocard estaba totalmente marginado en el seno de su partido. Durante el otoño de 2006 le propuso a Ségolène Royal que renunciase a la candidatura a la presidencia a su favor. Desde 1995, con el acceso de Lionel Jospin al cargo de primer secretario del PS, había perdido toda influencia en el aparato del partido.

Una vez más, la apertura de Sarkozy a la izquierda se hace cooptando figuras que han sido olvidadas, por distintas razones, dentro del PS. Rocard, como Kouchner, Bockel, Attali o Védrine, son personalidades sin futuro en el PS pero populares y de calidad, y con ganas de poder; en unos casos aparcados por razones de edad, y en otros por parecer demasiado ligados al pasado mitterrandiano y próximos a las tesis del liberal-socialismo de Tony Blair. En el caso de Rocard, que no ha digerido nunca su marginación del liderazgo del PS, participar en un comité como el propuesto por Darcos es más una pequeña venganza personal que un problema real para un PS inmerso en una profunda desorientación, sin programa ni líder.

OTROS FICHAJES SOCIALISTAS

Bernard Kouchner, ministro de Exteriores.

Eric Besson, secretario de Estado de Prospectiva y Evaluación de las Políticas Públicas.

Jean-Marie Bokel, secretario de Estado de Cooperación y Francofonía.

Jacques Attali, dirige un comité sobre "los frenos del crecimiento".

Hubert Védrine, miembro de la comisión sobre los problemas de la globalización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de agosto de 2007

Más información