Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cuarta parte de los alumnos estudia en valenciano tras 24 años de Llei d'Ús

170.000 jóvenes no universitarios cursan en lengua autóctona sobre un total de 720.000

El porcentaje de estudiantes no universitarios que realizó sus estudios el pasado curso en la línea en valenciano se situó en un 23,5%. De modo que menos de una cuarta parte del alumnado (169.853 alumnos sobre un total de 719.419, según datos de la Consejería de Educación) estudió en su lengua autóctona 24 años después de promulgarse la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià. El director general de Ordenación y Centros Docentes, Josep Vicent Felip, emitió ayer un comunicado triunfalista que destaca el crecimiento del 129% en el número de alumnos en valenciano desde 1996.

La implantación del valenciano en la escuela avanza a un ritmo que es objeto de abierta divergencia entre la Administración, que lo considera "muy firme", y los principales agentes sociales implicados en la promoción y defensa de la lengua autóctona, que lo califican "de muy lento". La otra cara de la moneda es la extensión del uso social del valenciano, que se encuentra en un estado "insatisfactorio", a tenor del estudio comparativo realizado por la Acadèmia Valenciana de la Llengua. El organismo normativo ha solicitado en varias ocasiones la firma de un "nuevo pacto cívico por el fomento del valenciano" con el fin de superar la situación.

A pesar de todo ello, la apuesta por el valenciano en la enseñanza obligatoria (hasta los 16 años) es "firme" y los datos sobre su incremento "así lo indican", según el comunicado emitido ayer por la Consejería de Educación. "En [en el curso] 1985-86 sólo un 1,5%, es decir, 10.611 alumnos estudiaban en valenciano; en 1995-96 la cifra aumentó a un 10,6%, es decir, 74.277 estudiantes y en la actualidad son 169.853 los que se han decantado por este tipo de enseñanza, es decir, un 129% más y son 1.013 los centros que la imparten". Felip destacó el crecimiento que ha experimentado el valenciano desde la llegada al gobierno de la Generalitat del PP en 1995.

Además, prosigue el comunicado, los datos de uso del valenciano entre los estudiantes también "son muy positivos". El 76% de los escolares, de entre 10 y 14 años, sabe hablar valenciano perfectamente, el 93% lo entiende, el 74% lo lee y el 54% lo escribe de manera habitual.

"El objetivo del Consell es que los alumnos valencianos, al finalizar la enseñanza obligatoria tengan, no sólo un dominio del valenciano, que es una de nuestras señas de identidad, sino también del castellano y de una lengua extranjera que facilite la movilidad y la formación por toda la Unión Europea", señala el director general de Ordenación y Centros Docentes.

El comunicado de Educación recuerda la existencia del Programa de Enseñanza en Valenciano (PEV), dirigido a escolares valenciano-hablantes que residen en zonas de predominio lingüístico valenciano y la lengua principal en el proceso de enseñanza-aprendizaje es el valenciano; el Programa de Inmersión Lingüística Voluntaria (PIL), diseñado para estudiantes no valencianohablantes, cuyas familias optan voluntariamente por una escuela en valenciano; y, finalmente, el Programa de Incorporación Progresiva (PIP), en el que la lengua de aprendizaje es el castellano a excepción de algunas áreas que son impartidas en valenciano.

El sindicato mayoritario de la enseñanza preuniversitaria en la Comunidad Valenciana, el STEPV, tiene una opinión muy diferente. Considera que el comunicado de Educación responde a una estrategia de propaganda, porque oculta que el crecimiento en el número de estudiantes se debe fundamentalmente al crecimiento vegetativo y no al incremento de la oferta por parte de la Administración. Explica Vicent Mauri, del STEPV, que el aumento refleja también la obligación de la Administración de implantar el valenciano en cursos sucesivos tras la inscripción, por ejemplo, en Primero de Primaria, lo que multiplica el número total. Pero incide en que el Gobierno del PP apenas ofrece más líneas en valenciano desde que Fernando Villalonga dejó de ser consejero de Educación en 1997. "No hay una política de promoción del valenciano por parte de la Administración", función que pasan a desempeñar el profesorado y colectivos sociales como Escola Valenciana.

Además, agrega el STEPV, se pasa por alto el grave problema que se produce cuando el alumno acaba la enseñanza obligatoria y no puede proseguir sus estudios en valenciano en el Bachillerato y en los ciclos formativos porque no hay suficiente oferta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de agosto de 2007