Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un anzuelo y el estrés causan la muerte del tiburón de Tarragona

Los pronósticos de los cuidadores del Aquarium de Barcelona se confirmaron durante la madrugada de ayer, y el tiburón gris capturado en la playa del Miracle de Tarragona el lunes falleció. Tenía un anzuelo de unos siete centímetros de largo alojado en el esófago lo que le habría causado una gastroenteritis y numerosas úlceras en el aparato digestivo. Fuentes del Aquarium añadieron que probablemente el animal no se alimentaba desde hacía alrededor de un mes, un tiempo demasiado largo incluso para este depredador de pequeños peces y crustáceos, que puede pasar semanas sin probar bocado. El biólogo del centro barcelonés Patrici Bultó aseguró que el tiburón habría muerto en pocos días con toda seguridad, pero admitió que el estrés causado por su captura puede haber precipitado su muerte.

Desde su captura, el tiburón ha sobrevivido gracias a la ayuda de los técnicos del Aquarium, que le han ayudado a nadar y a respirar. Además había tragado otro pequeño anzuelo, y su aleta dorsal estaba agujereada por un arpón de pesca deportiva.

La organización Oceana, dedicada a la conservación y protección de los mares, simplemente recordó que contrastan los muchos cuidados que se han dedicado a este tiburón cuando España mata más de 350.000 al año en todas las aguas del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de agosto de 2007