Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi alcanza uno de los índices de desarrollo humano más altos del mundo

Un análisis con metodología de la ONU sitúa al País Vasco sólo tras Noruega e Islandia

Euskadi puede competir con Noruega, Islandia y Australia en la clasificación que mide los índices de desarrollo humano más elevados del mundo. Naciones Unidas elabora cada año una estadística que mide el bienestar social y progreso de casi todos los estados del planeta tomando como referencias la esperanza de vida al nacer, la tasa de alfabetización de adultos, la matriculación en los distintos niveles de enseñanza y el nivel de ingresos de la población. Aplicando estos baremos, Euskadi se sitúa entre los lugares más desarrollados del mundo, sólamente superada por Noruega e Islandia, según los resultados de un informe del Eustat que ha aplicado la misma metodología que usa la ONU.

El último informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), hecho público el pasado mes de noviembre y referido al año 2004, establece una clasificación mundial de 177 estados, ordenados en función de sus condiciones de vida. El estudio adjudica a cada uno de ellos un índice de desarrollo humano (IDH) en una escala del 0 al 1 en función de la esperanza de vida al nacer, la tasa de alfabetización entre mayores de 15 años, el acceso a la educación y el PIB per cápita. Aplicando idéntica metodología, el Eustat calcula al menos desde 2001 el IDH de Euskadi. Los datos de 2004, que el instituto autonómico ha hecho públicos esta semana, concluyen que la sociedad vasca se sitúa entre las más prósperas y desarrolladas del planeta.

Con un IDH de 0,959, el País Vasco se situaría en la tercera posición mundial, sólo por detrás de Noruega (0,965) e Islandia (0,960), y por delante de Australia, Irlanda, Suecia, Canadá, Japón y EEUU, en ese orden. España ocupa la 19ª posición en el informe de la ONU (la 20ª si se incluyese Euskadi), con un índice de 0,938. La tabla la cierra Níger, con 0,311.

Desde 2001, el índice medido por el Eustat ha pasado de 0,940 al actual 0,959, con aumentos constantes en los tres territorios.

Entre las variables utilizadas por la ONU no figuran indicadores importantes, como el respeto a los derechos humanos, el nivel de democracia o la situación del medio ambiente.

Mari Carmen Gallastegi, catedrática de Análisis Económico de la UPV, sostiene que la estadística de la ONU "está pensada para los países del Tercer Mundo o en vías de desarrollo, no para los más avanzados", por lo que es partidaria de "relativizar" los resultados del País Vasco.

Mejora desde 2001

La comunidad autónoma ha ido mejorando desde 2001 en todos los aspectos que mide el IDH. El nivel de renta en Euskadi asciende a 23.293 euros anuales (calculados al cambio actual con el dólar), lejos de los casi 29.624 de EEUU, que lidera esta clasificación. Sin embargo, la esperanza de vida al nacer se sitúa en 80,9 años, la misma que Islandia y sólo superada por China (81,8).

"Las variables que se toman como referencia son muy favorables para los países desarrollados", opina Gallastegi. "El objetivo de la ONU con el programa de desarrollo humano va dirigido a analizar la evolución de los países que han tenido y siguen teniendo problemas serios de pobreza, de desigualdad, falta de cohesión social e incluso conflictos bélicos". En la cola de la clasificación figuran estados del África subsahariana como Mali, Sierra Leona y Níger, con una esperanza de vida inferior a 50 años e ingresos menores a 800 euros anuales por habitante, casi 30 veces inferiores a los del País Vasco.

"Es sabido que Euskadi se encuentra en una buena posición y su grado de bienestar es muy elevado, equiparable a los mejores países europeos", sostiene la catedrática. Dentro de la comunidad autónoma, Álava llega a un índice de 0,971 y aventaja al resto de las provincias. En ella se registran las tasas más altas de esperanza de vida, matriculación académica y renta personal. Guipúzcoa, mientras, tiene la tasa de alfabetización de adultos más elevada.

"Seguimos creciendo y estamos muy bien colocados" a escala internacional, indica Gallastegi, pero advierte a renglón seguido: "El estudio de la ONU mide aspectos que, afortunadamente, hace muchos años hemos resuelto, pero no hace énfasis en otras cuestiones relevantes, como el nivel de investigación y desarrollo o el grado de civismo de las sociedades avanzadas. ¿Cuál es nuestra posición en esos aspectos?".

El IDH, como recoge el informe, "tiende a subir o a bajar en función de los ingresos", factor que determina la clasificación de los estados. Por ello, los países con alto índice de pobreza padecen "una falta de libertades, no existe una nutrición adecuada y tienen dificultades para obtener tratamiento para sus enfermedades y recibir educación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de agosto de 2007