La OTAN alerta del incremento de ataques suicidas en Afganistán

La OTAN advirtió ayer que el número de ataques suicidas de la insurgencia afgana se ha disparado en los últimos meses. "El cambio táctico de los insurgentes consiste en un aumento de los atentados suicidas", dijo el general de brigada Fausto Macor desde Herat (oeste de Afganistán), durante una videoconferencia que mantuvo con varios periodistas de Bruselas.

Según los datos que ofreció el general italiano, comandante de la Fuerza para la Asistencia a la Seguridad (ISAF) en la zona occidental del país, mientras en 2006 se contaron 47 ataques suicidas, en lo que va de año ha habido 66 atentados de este tipo. "Realizamos los principales esfuerzos en el sur, en la provincia de Farah, donde la insurgencia está logrando mayores avances". Las tropas españolas, en torno a unos 700 militares, están desplegadas en las provincias de Herat (oeste) y Badgis (noroeste).

Macor insistió en que el Ejército afgano debe incrementar el reclutamiento de soldados para poder luchar contra unos insurgentes cada vez más activos.

En respuesta a la creciente presión de la opinión pública por el incremento de bajas civiles por ataques de la OTAN en Afganistán, el general Macor aseguró que han puesto en marcha "una nueva estrategia" y explicó que las fuerzas de la Alianza Atlántica están "bien entrenadas y bien equipadas para evitar daños colaterales". Como ya adelantara el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, en julio, Macor confirmó que la Alianza se plantea ahora utilizar armamento de menor tamaño.

Ayer mismo The New York Times publicaba las críticas de un alto mando militar británico a lo que consideraba desproporcionadas acciones estadounidenses en el sur de Afganistán, que habrían causado un elevado número de bajas civiles. Preguntado por estas declaraciones, Macor aseguró que la OTAN no trabaja en Afganistán "para matar a ciudadanos afganos". "Estamos aquí para mejorar la capacidad del Gobierno de Afganistán", añadió.

Una portavoz de la Alianza aseguró que la coordinación entre la operación Libertad Duradera estadounidense y las fuerzas de la ISAF es "excelente". El general italiano también alertó del contrabando de armas que, procedentes de Irán, terminan en Afganistán, aunque advirtió de que no tienen evidencias de que el Gobierno iraní esté implicado. Añadió que una de sus misiones consiste en el entrenamiento de policías fronterizos afganos para que vigilen los más de 1.000 kilómetros de frontera con Irán.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS