Reportaje:AIRE LIBRE

Basura aspirada

Ahora en verano, con las ventanas abiertas, puede que a una hora fija de la noche (incluso hasta las dos de la madrugada) oiga cómo pasa el camión de la basura con estruendo. No, no es un mal necesario: existe un sistema alternativo aspirando la basura. Se trata de unos contenedores -nada que ver con los soterrados, que sólo almacenan la basura- que separan la basura en origen, con una boca para plásticos, otra para papel y otra para orgánicos. Se pueden instalar dentro de casa, en la zona común de un edificio o en la calle. Cuando se tira la basura, una red subterránea de tuberías la aspira y la transporta a una central de recogida. Es ahí adonde van los camiones a llevarla hasta su destino final. ¿Ventajas? Ya no hace falta tirar la basura a una hora determinada, no hay olor y se emite menos CO2 al reducir el transporte. Ya existe en Majadahonda y Leganés (Madrid), en Sevilla o en Vitoria. Y en toda Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de agosto de 2007.