Los dientes indican que los homínidos no surgieron todos en África

África está considerada la cuna de la Humanidad y también de los europeos: las oleadas sucesivas de homínidos que poblaron Europa procedieron de África y desde allí se extendieron, sin que en el proceso surgieran nuevas especies. Es lo que se llama la hipótesis de Salida de África, comúnmente aceptada. Ahora la matizan el equipo del yacimiento paleontológico de Atapuerca y paleontólogos de otros países. Se basan en el estudio más amplio realizado hasta la fecha de los dientes de diversas especies de homínidos existentes durante el pleistoceno.

Son más de 5.000 los dientes que ha estudiado María Martinón-Torres, la autora principal del trabajo, "el más exhaustivo de anatomía dental comparada de las especies del género Homo", en su opinión, informa Efe. Lo hallado obliga a cambiar, según la autora, "los esquemas previos", según los cuales las poblaciones de homínidos que se encuentran en Eurasia se han venido interpretando hasta ahora como resultado de migraciones discontinuas de África a Eurasia, que desembocaron en los neandertales. Martinón-Torres ha trabajado, entre otros, con Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, codirectores de Atapuerca, y David Lordkipanidze, director del yacimiento georgiano de Dmanisi, donde se han encontrado europeos más antiguos.

Un rompecabezas

Los autores señalan, en la revista de la Academia de Ciencias de Estados Unidos (PNAS), que han hallado importantes diferencias morfológicas entre los homínidos que vivieron en África durante las primeras fases del pleistoceno y sus coetáneos en Eurasia, lo que indica que su evolución fue relativamente independiente. Creen que la influencia genética de Asia en la colonización de Europa durante aquella época fue más fuerte que la de África. Salvo la reciente especie a la que pertenece ahora la humanidad, Homo sapiens, que sí llegó de África, gran parte de la historia de nuestros ancestros sería un rompecabezas mucho más complejo de migraciones desde Eurasia, que incluso pudieron producirse también hacia África.

En opinión de Martinón-Torres, estos resultados encajan con un escenario evolutivo en el que algún lugar de Asia, "probablemente en la zona de Oriente Próximo, verdadero cruce de caminos entre continentes, habría sido epicentro de las dispersiones de homínidos, por una parte, hacia el este (China y Java) y, por otra al oeste (Europa)".

En esa población ancestral sería clave el Homo georgicus, de hace 1,8 millones de años, hallado en Dmanisi (República de Georgia). Entre los dientes estudiados están los del más moderno Homo antecessor, del yacimiento Gran Dolina de Atapuerca, que estaría más próximo al Homo erectus que al Homo ergaster africano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50