Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Nuestro hijo existe

Tenemos dos hijos, y los dos vinieron al mundo con la misma ilusión puesta en ellos. A los dos años y medio, nuestro hijo Dani fue diagnosticado como autista, y aunque para nosotros seguía siendo el mismo niño, algo empezó a cambiar en nuestro entorno, en la sociedad, en la Administración... En la misma medida en que crecía, se iba haciendo cada vez menos visible al exterior. Tiene 8 años, de los cuales 6 han sido de una lucha constante e incansable por exigir que sus derechos le sean dados. De gritar al mundo que los niños con diversidad funcional existen, que no son invisibles, que los padres estamos cansados de hacer con ellos de asistentes personales, educadores, logopedas, terapeutas, de todo aquello que el Estado les arrebata y que son sus derechos. Es un desgaste por el que ningún padre debería pasar. Queremos que nuestros dos hijos puedan vivir de la misma manera, incluidos en la comunidad, aunque para ello uno de ellos precise apoyos.

El día 15 de septiembre se ha convocado en Madrid la I Marcha por la Visibilidad de las Personas con Diversidad Funcional... y allí estaremos con nuestros dos hijos. Haremos visible que nuestro hijo Dani forma parte de esta sociedad, que exigimos que para el Estado las vidas de nuestros dos hijos valgan lo mismo, pues para nosotros no hay diferencia entre uno y otro. Haremos visible que muchos padres vivimos las 24 horas del día para nuestros hijos dependientes y que no queremos que nos paguen por cuidar de ellos, queremos que les den los apoyos a él, para poder ser autónomo, a través de la asistencia personal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de agosto de 2007