Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno británico confirma un brote de fiebre aftosa en una granja de Surrey

Las autoridades británicas impusieron ayer una prohibición al movimiento nacional de todos los rumiantes y los cerdos, después de que el ganado de una granja de Surrey (sur de Inglaterra) diese positivo a las pruebas de infección de fiebre aftosa. "A nivel nacional no está permitido ningún movimiento animal excepto con permiso", indicó ayer un portavoz del Ministerio británico de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales al indicar que se ha informado de los hechos a la Comisión Europea (CE).

Los animales de la granja, situada cerca de Guildford, habían sido sometidos a unos análisis ante la sospecha de que padecían una enfermedad vesicular y los resultados revelaron ayer que el virus de la fiebre aftosa estaba presente en las muestras tomadas, añadió el portavoz. Seguidamente, se estableció una zona de protección de tres kilómetros de radio y una zona de vigilancia de diez kilómetros alrededor de la granja.

El Reino Unido sufrió durante 2001 una epidemia de fiebre aftosa que causó la muerte de entre 6,5 y 10 millones de cabezas de ganado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 2007