Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Visita oficial de Zapatero a Parla

ZParla

El presidente del Gobierno recorre la localidad y elogia la política municipal de su alcalde

El sol fulmina desde primera hora de la mañana. En Parla, los barrenderos se apresuran a retirar las colillas de las calles, los jardineros arreglan las flores rosas y blancas que adornan el municipio, los policías vigilan las glorietas y cruces. "Es que nos han dicho que viene el presidente...", explica casi sin aliento un empleado municipal escoba en mano. Se seca el sudor y prosigue la tarea. Nunca antes un presidente del Gobierno había visitado la ciudad, de 95.087 habitantes, la décima más poblada de la región. Tampoco antes José Luis Rodríguez Zapatero, había recorrido en visita oficial las calles de un municipio de la región. Ayer lo hizo por primera vez y visitó los estandartes parleños: el tranvía y la playa (una piscina de agua salada).

Zapatero recorrió Parla acompañado por el alcalde y secretario del Partido Socialista de Madrid (PSM) desde el pasado fin de semana, Tomás Gómez. El presidente del Gobierno -y secretario general del PSOE- fue a respaldar la gestión del regidor y a apoyarle como capitán de los socialistas madrileños, recién pacificados. "Ha ido a Parla porque el alcalde se lo pidió y él se comprometió a hacerlo", puntualizó un portavoz de La Moncloa.

Gómez es también el alcalde más votado en localidades de más de 50.000 habitantes.

Todo fueron halagos presidenciales. Zapatero tildó de "ejemplar" la gestión de la localidad. El presidente, en la rueda de prensa posterior a la visita y celebrada en la playa, no reparó en halagos al hombre que tiene la misión de recuperar los votos perdidos en una región que antaño fue granero de votos socialistas. "Es uno de los compañeros que tiene mayor proyección y mayor futuro dentro del PSOE", dijo el presidente de Gómez. El alcalde, a su lado, sonreía. Y seguían los piropos: "Si hay una España del cambio, de hacer las cosas bien, ésa es Parla". A Zapatero le gustó la ciudad, y sobre todo le sorprendió "que esté llena de flores".

Primera parada de la visita. A las puertas del Ayuntamiento se arremolinan decenas de vecinos. Ya ha llegado el alcalde, también los concejales. El regidor delante, los ediles detrás y en fila. Todos, menos los cuatro del PP. Su portavoz, Charo Carrasco, está "muy ofendida" porque asegura que nadie les ha invitado al acto. Una portavoz municipal responde que intentaron contactar con ella a través del teléfono móvil, pero no consiguieron localizarla.

Así que Charo Carrasco y una veintena de simpatizantes del PP se colocan enfrente del Consistorio con pancartas en las que se lee "ZP+ Tomás=dis-criminación a la oposición". "Por favor, poneos delante de los de las pancartas para que cuando llegue el presidente no se vean...", indica un responsable de la comitiva oficial a un grupo de vecinos. Éstos obedecen y se plantan delante, pero no sirve de nada porque los del PP levantan las pancartas por encima de sus cabezas.

Por fin llega Zapatero, sin corbata. Los aplausos suenan más fuerte que los silbidos. En el ambiente vecinal se cruzan frases contradictorias del tipo: "¡Parece más joven en persona!" o "¡Es igualito que en la tele!". El presidente saluda a los concejales, al jefe de la Policía Local, al jefe de Protección Civil... Deprisa, deprisa. Hay que pasar al Ayuntamiento a ver el Servicio de Atención al Ciudadano. Y a firmar en el libro de visitas.

Luego, a pasear por las calles de Parla. La gente saca los teléfonos móviles con cámara y el presidente sonríe y levanta el pulgar. En la peluquería Vanessa Afroamericana -"trenzas, extensiones, rastas"-, sus dueños han salido a la puerta y Gómez y Zapatero les saludan. Deprisa, deprisa. Los políticos y una comitiva a la que se van uniendo curiosos y más curiosos se dirigen al bulevar sur.

"¡Cuidado! ¡Que viene el tranvía!", grita un vecino, simulando un megáfono con las manos. Y, efectivamente, el tranvía cruza el bulevar, y todo el mundo corre para quitarse de las vías. Ding, ding, ding, avisa la campanilla. Y Zapatero y el alcalde se montan en la cabecera del tren, que llegaba vacío, acompañado de medio centenar de periodistas. No se admiten vecinos. Los que esperan en la parada se enfadan, porque quieren subir y no entienden de visitas oficiales. "Oiga, que yo soy del partido de toda la vida...", protesta un señor. Pero las puertas se cierran y el tranvía rueda hacia Parla Este, cuatro paradas. Zapatero saluda desde el tranvía a los vecinos que se van cruzando por el camino.

Desde Parla Este, la comitiva se traslada a la playa de Parla. Allí esperan otras pancartas, esta vez de agradecimiento. Un grupo de agentes forestales despliegan lemas como: "Gracias al Gobierno central por el apoyo a los agentes forestales". El Ministerio de Medio Ambiente presentará un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Modernización regional que les resta atribuciones.

La visita del presidente del Gobierno duró casi dos horas. Tras la playa, vuelta a La Moncloa.

Cita con Aguirre tras el verano

La visita del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a Parla levantó ampollas entre los dirigentes populares, que criticaron que el presidente acudiese a la localidad a apoyar al nuevo secretario general del PSM.

Antes de partir al municipio, Zapatero llamó por teléfono a la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, para informarle del viaje y citarla a una próxima cita oficial para el próximo septiembre, según Europa Press. El secretario general del PP en Madrid, Francisco Granados, aseguró que Aguirre se ofreció durante la conversación a acompañar a Zapatero a Parla. "Pero el presidente le contestó que no lo veía conveniente porque se trataba de una visita personal de apoyo a Tomás Gómez", según Granados. Fuentes de Moncloa negaron que la conversación se hubiese producido en esos términos.

En Parla, el PSOE gobierna con 20 concejales, PP tiene cuatro e IU uno. Pero Granados también dejó claro que las mejoras que ha habido en el municipio se deben "a la contribución que ha hecho el Gobierno regional". "El PP ha contribuido con 35 millones de euros en la construcción del tranvía en el que se ha paseado esta mañana Zapatero", se quejó Granados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de agosto de 2007

Más información