El 25% de la costa valenciana está pendiente de deslinde marítimo-terrestre

El ministerio trazó ayer la reserva pública en la cala del Bon Nou de La Vila Joiosa

El Ministerio de Medio Ambiente tiene previsto acabar antes de 2009 el proceso de deslinde del dominio marítimo-terrestre en el litoral valenciano. En estos momentos está pendiente el deslinde del 25% de la costa. Este proceso obligará a revisar la situación de decenas de construcciones que ocupan la primera línea de playa. Ayer, la Dirección General de Costas practicó el deslinde y fijó la línea de servidumbre de protección mediante apeo en la cala del Bon Nou en La Vila Joiosa, uno de los casos polémicos.

Algo más del 74% del litoral valenciano cuenta ya con el deslinde marítimo-terrestre al que obliga la ley de Costas de 1988. El Ministerio de Medio Ambiente se propone acabar con el proceso antes de 2009. En la Comunidad Valenciana está pendiente el deslinde de un 25% del litoral. Por provincias, en Valencia restan 12 kilómetros, en Castellón 17 y en Alicante, la más retrasada, 106 kilómetros.

El director general de Costas, José Fernández, que se reunió el jueves con un grupo de propietarios de Xilxes afectados por la ley de Costas, explicó que el proceso de deslinde entrará en 2008 en su fase final. Su departamento ultima en estos momentos el plan de costas, con el que se propone recuperar para uso público la primera línea de playa, liberándola de construcciones levantadas hace décadas.

Costas continúa con los procedimientos y ayer ejecutó el deslinde en la cala del Bon Nou, en La Vila Joiosa. El error en uno de los planos del PGOU de 1999 provocó que una zona fuera clasificada como urbanizable, lo que permitía construir a 20 metros de la línea de costa. El Grup Ecologista El Xoriguer pidió el deslinde alegando que la zona era rústica, pero el Consistorio hizo caso omiso a estas denuncias y permitió a la sociedad Bon Nou Villas, SL, del socio de dos concejales del equipo de gobierno, levantar seis viviendas de lujo. El promotor contó con la complicidad de la Consejería de Infraestructuras, y los chalés están acabados.

Medio Ambiente deberá tomar una decisión que podría pasar por alcanzar un acuerdo con la sociedad Bon Nou Villas, que sobre la base de las licencias concedidas por el gobierno del PP y los derechos adquiridos se quedaría con tres o cuatro de las viviendas. Costas también baraja la posibilidad de expropiar toda la promoción para devolverla a la anterior situación. "Madrid lo estudiará, pero creo que podemos llegar a un acuerdo", explicó el jefe provincial de Costas, Vicente Martínez.

El caso de Xilxes

En la playa de Xilxes se alzan 93 casetas de verano que invaden el dominio marítimo-terrestre. Un grupo de propietarios afectados, acompañados por el secretario de Medio Ambiente del PSPV-PSOE, Francesc Signes, se entrevistó el jueves con el director general de Costas en Madrid. Le pidieron al ministerio que haga una excepción con esta localidad, que ya sufrió en 1989 el derribo de construcciones a pie de playa.

El deslinde en Xilxes data de 1977 y afecta a una segunda hilera de casetas habitadas. Los propietarios se oponen al derribo.

No es el único caso. Cientos de construcciones ocupan a lo largo de la costa valenciana la primera línea. Sucede en Moncofa, Nules o Dénia, entre otras. El ministerio está dispuesto a indemnizar o compensar a estos pequeños propietarios a cambio de liberar este terreno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de agosto de 2007.

Lo más visto en...

Top 50