Estados Unidos logra el apoyo de Arabia Saudí a su plan de paz

Rice se declara optimista ante la cumbre israelo-palestina prevista para otoño

A su llegada ayer a Jerusalén, la jefa de la diplomacia estadounidense, Condoleezza Rice, se declaró "animada y optimista" tras las conversaciones mantenidas en su gira por Oriente Próximo, y sobre todo por el compromiso de Arabia Saudí de apoyar la conferencia de paz prevista para otoño. La decisión, anunciada por el ministro saudí de Exteriores, el príncipe Saud al Faisal, en su encuentro con Rice, es considerada como "histórica y decisiva" por Washington, que prepara la cumbre de paz entre israelíes y palestinos en un ambiente de esperanza y temor.

Más información

Faisal agradeció en primer lugar a Rice la ayuda militar de EE UU a los países del golfo Pérsico, valorada en 14.600 millones de euros, y que está motivada por el temor que les causa el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y sus aspiraciones nucleares. Tras dar las gracias, el ministro saudí accedió a las peticiones de Rice y dejó la puerta más que abierta a una participación en la cumbre regional que ha convocado el presidente George W. Bush.

"Israel debe demostrar con hechos que sus medidas no son simplemente cosméticas. Damos todo nuestro apoyo a esta conferencia, que es positiva siempre y cuando trate los puntos cardinales. Cuando recibamos una invitación de la ministra [Rice], nos lo plantearemos seriamente y seguramente iremos", afirmó Faisal. Asimismo, pidió a Rice que la cumbre discuta la iniciativa saudí de paz, adoptada oficialmente por la Liga Árabe, y según la cual los países árabes reconocerían a Israel si se retira de los territorios ocupados en la guerra del 67 y se crea un Estado palestino con capital en Jerusalén Este.

Tras la escala saudí, y antes de reunirse en Jerusalén con su homóloga israelí, Tizpi Livni, Rice expresó un optimismo cauteloso. "Hay una oportunidad para la paz en esta zona. No debemos desaprovecharla", dijo la secretaria de Estado, que coincidió con Livni en definir la decisión de Arabia Saudí como "alentadora", teniendo en cuenta que esa monarquía suní no reconoce al Estado de Israel. Con los pies sobre la tierra, Rice señaló: "Todavía no sabemos cómo será la conferencia y quién participará, y aún es pronto para enviar las invitaciones oportunas". Tras apostar por seguir dialogando con el presidente palestino, Mahmud Abbas, Livni aseguró que "Israel no va a dejar pasar esta oportunidad".

Rice se refirió a la división interna palestina, decantándose, como era previsible, por Abbas y su Gobierno. "Es un Ejecutivo volcado en los principios internacionales y fundacionales para la paz", explicó Rice, quien criticó al movimiento islamista Hamás, que controla completamente la franja de Gaza: "Al final, el pueblo palestino tendrá que elegir en qué tipo de mundo quiere vivir. Está muy claro que lo que pasó en Gaza fue en contra de la legitimidad de las instituciones palestinas. No vamos a abandonar al pueblo de Gaza en manos de Hamás. Las ayudas humanitarias continuarán llegando".

En Gaza tampoco se olvidan de Rice, y el dirigente islamista Mahmud Zahar criticó ayer su gira por Oriente Próximo: "EE UU está interesado en que estas visitas den la impresión de que se le puede dar algo a los palestinos. Una impresión falsa".

Por cierto, ayer el destituido primer ministro del Gobierno de Hamás, Ismail Haniya, hizo en Gaza un balance tras la toma del poder por parte de su grupo el pasado 14 de junio. "Hay seguridad y estabilidad en Gaza, ya no hay enfrentamientos entre facciones, ni disputas entre clanes, ni secuestros de periodistas", dijo, al margen de reconocer la grave situación económica.

Rice terminó su jornada de ayer con una cena de trabajo con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, al que informó de las últimas conversaciones con los líderes árabes sobre la conferencia de paz. Olmert destacó la importancia de la presencia saudí "como ejemplo para que otros países árabes asistan a la conferencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de agosto de 2007.

Lo más visto en...

Top 50