La violencia en Irak

Mueren menos estadounidenses, pero más iraquíes

Estados Unidos se aferró ayer a la macabra lista de soldados estadounidenses muertos en julio en Irak para tratar de demostrar que la seguridad mejora. La cifra -79- es la más baja en lo que va de año, pero sigue siendo mucho peor que el mismo mes del año anterior (43). Y la tendencia no tiene ninguna correspondencia entre las víctimas civiles. Julio ha sido muy malo en este ámbito: 1.653 personas perdieron la vida como consecuencia de la violencia, 426 más que en junio.

Habría que remontarse a noviembre de 2006 para encontrar un número menor de soldados estadounidenses muertos en Irak. El descenso de julio tiene una relevancia aún mayor si se tiene en cuenta que en abril, mayo y junio se superaron las 100 bajas mensuales. "Esperemos que se convierta en una tendencia y que, debido a nuestras operaciones, el nivel de violencia y el número de ataques contra las fuerzas de la coalición descienda", explicó a Reuters el portavoz militar estadounidense en el país árabe, Christopher Garver.

En cambio, entre los iraquíes, y particularmente entre los civiles, la situación es muy distinta. Julio fue mucho peor que junio, y además se han extendido de forma incontrolada las matanzas y venganzas personalizadas. Sólo en Bagdad se han descubierto 612 cadáveres en el mes.

Si se observa la evolución con una perspectiva más amplia, la tendencia es todavía más negativa. Según los cálculos de organizaciones como Icasualties y BodyCount, la muerte de civiles ha empeorado año tras año. El primer año completo desde la invasión se saldó con 6.332 víctimas, que aumentaron hasta 11.312 el segundo año. El tercero llegó hasta las 14.910 y el cuarto, que concluyó en marzo de 2007, llegó hasta las 26.540. Es decir, en estos cuatro años los muertos civiles han aumentado el 400%.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS