Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Peligra el 'árbol del sexo'

El omuboro, propio de climas tropicales, corre el riesgo de extinguirse por su utilización abusiva

El llamado viagra natural corre el riesgo de desaparecer. No se trata de marisco ni de ostras. Nada de eso. Este afrodisíaco es mucho más barato y común, al menos para algunos pueblos de Uganda, Sudán, Tanzania, Nigeria o Camerún. No es otro que el árbol conocido como omuboro (Citropsis articulata), una especie propia de los climas tropicales que se halla sólo en algunas reservas naturales.

Basta con cocer sus raíces y beber el mejunje resultante para cargarse de energía sexual. Todo un descubrimiento para la comunidad científica internacional. Las propiedades medicinales de ciertas especies, por el contrario, son conocidas por los pueblos africanos desde hace miles años. Son las ventajas de usar la medicina tradicional. Ventajas que en África, donde la mayoría de la población es rural, disfrutan muchos.

Pero el árbol de la pasión corre el serio peligro de extinguirse. Las urgencias de los africanos son la causa. La demanda es tal que en su busca acude incluso gente llegada de las ciudades. Mucha y constantemente. Tanto que las raíces no crecen y el árbol queda sentenciado a muerte.

Esto es lo que denuncia un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Kampala, capital de Uganda, en la reserva natural de Mabira. La investigación ha sido dirigida por Maud Kamatenesit Mugisha, y ha sido publicada en la revista científica African Health Sciences.

"Se está perdiendo la biodiversidad. Allí no hay viveros para conservar las semillas", explica Mariano Sánchez García, Conservador de Colecciones del Real Jardín Botánico de Madrid-Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Estos árboles no se encuentran en España, y precisan de determinadas condiciones climáticas. Si usted ha pensado en plantar uno, lo tiene complicado si no vive en Canarias. "Necesitan una temperatura media de entre 25 y 30 grados; una humedad ambiental del 75-80%; y suelo con PH ácido. Sólo las islas de Tenerife y Las Palmas reúnen estos requisitos", asegura Mariano Sánchez.

El efecto de despertador de la libido atribuido a los omuboro no ha sido comprobado científicamente, aunque los médicos de pacientes que lo han probado dan fe de su eficacia. La industria farmacéutica no comercializa todavía estas raíces. Si llega el día en que lo haga, la Viagra tendrá con toda probabilidad los días contados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de julio de 2007