Retirada española

Mientras Gabriel Elorriaga, secretario de comunicación del PP, vaticinaba esta semana al diario argentino La Nación "el comienzo de la retirada española", en alusión a las malas relaciones de los empresarios españoles con el Gobierno argentino, que se evidenciarían en la tensa reunión en Madrid, en la CEOE, de la candidata presidencial argentina, Cristina Fernández, el presidente de honor del partido, José María Aznar, ponía todo su peso político y buenos oficios para favorecer una inversión en dicho país. Pero no era una inversión española, sino de una sociedad norteamericana, JER.

El malestar del presidente argentino, Néstor Kirchner, era con los "incorregibles" empresarios españoles. Nada que reprochar pues al empresario norteamericano que Aznar le coló en la Casa Rosada el pasado miércoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de julio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50